Margarito Terán, permisionario del transporte público / Foto de archivo

Leticia Vaca

Homologar tarjetas de prepago del transporte urbano (Urban Pass y Citybus) difícilmente se logrará en 2019, “es un poco complejo, depende de voluntades ajenas. En este año es un poco titánico que se empaten ambas tecnologías”, aceptó Margarito Terán, permisionario del transporte público.

Especificó que, a pesar de lo complejo que representa dicha homologación, el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT), ya está trabajando sobre esto, y además, aseguró que, “hay toda la voluntad de ambas empresas para que esto se solucione a la brevedad posible”.

Por otro lado, comentó que 50 camiones deberán ser retirados de circulación en 2019 por cumplir 10 años de uso, tiempo de antigüedad que marca la ley, lo cual impactará directamente en el usuario, puesto que difícilmente los permisionarios las pueden sustituir. “No hay la capacidad económica del prestador de servicio para renovarlas, indudablemente se pierden empleos, calidad en el servicio y frecuencias de paso”.

En ese sentido, explicó que la solución sería que el Gobierno del Estado apoye con el enganche de las nuevas unidades, y así lograr el reemplazo en corto tiempo, “se requiere voluntad, disposición política y técnica del Gobierno del Estado para hallar el esquema y renovar los camiones”.

Hizo hincapié en que si se contara con el recurso, en cuatro meses podrían ser reemplazadas dichas unidades, no obstante, aclaró que desafortunadamente esta no es la situación.