Juan Jesús Priego Rivera.

Leticia Vaca

Es justificado el temor y preocupación que ha generado la implementación del Centro de Transferencia de Migrantes en San Luis Potosí, consideró Juan Jesús Priego Rivera, vocero del Arzobispado.

“Con lo que piensa implementar el Estado, tenemos que cuidar muy bien que los refugios no sean en las proximidades de centros educativos, también por el peligro que podría representar para la población local el contacto con personas de las que no sabemos nada”, señaló.

Priego Rivera puntualizó que es un tema delicado que puede generar temor por las hijas, por los niños, por lo cual sugirió que “tendría que hacerse en un lugar en donde se cumplan ciertos protocolos, de tal manera que no se exponga a la población civil a un posible acto de violencia (…) pero también que se cuiden los derechos humanos de los migrantes”.

En ese sentido, aclaró que La Casa del Migrante seguirá con su trabajo de atención a las personas en tránsito que pasan por la entidad : “nosotros desde hace muchos años nos hemos comprometido por la atención del migrante (…) siempre ha habido un equipo de profesionales para poder aplicar los protocolos y ofrecer a nuestros hermanos migrantes una estancia lo más reparadora posible”.