Leticia Vaca

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), ha dado evasivas a la familia del fotoperiodista, Edgar Daniel Esqueda Castro, pues les cancela o les reagenda las reuniones para tratar los avances de la investigación.

Carlos Garrigos Saucedo, director general de Metrópoli San Luis y compañero de trabajo de Daniel, comentó a este medio que él ha tenido cercanía con familiares de la víctima, quienes le han comentado que han recibido evasivas de parte de la Procuraduría.
“Me han comentado que no se le ha dado seguimiento. Yo pregunté precisamente por eso, para ver si se esté dando seguimiento a la promesa de justicia, pero incluso en las reuniones que han tenido con la Procuraduría han tenido muchas evasivas”.

Ha transcurrido poco más de medio año de la muerte de Daniel Esqueda, fotoperiodista que fue encontrado sin vida y con huellas de tortura el 6 de octubre de 2017.

Y en esos seis la Fiscalía Especializada, a nivel Federal, comenta Garrigos Saucedo, tampoco dio seguimiento ni buscó acercamientos con la familia. “Se inició la investigación, se pidieron algunos datos y a partir de ahí ya no hubo acercamiento”.

El día de ayer el gobernardor, Juan Manuel Carreras López, mostró su poco interés en el caso pues se deslindó del compromiso que hizo con los periodistas, en la reunión dónde aseguró que el crimen no quedara impune.

“Seguramente la Fiscalía les va a dar todos los datos y el centro de Atención a Víctimas”, fueron las pocas palabras que pronunció el mandatario estatal entrevistado este jueves sobre al tema.

Carlos Garrigos señala que el subprocurador, Aarón Edmundo Castro Sánchez niega que no se esté dando seguimiento. “Hace una semana se le preguntó sobre el caso, con motivo de los seis meses cumplidos del crimen de Daniel, él negó que no haya avances, sin embargo a mí personalmente la familia me comentó que les cancelan las citas o se las pospone”.

Sin embargo reconoció que el Centro de Atención a Víctimas sí ha dado seguimiento y acompañamiento a la familia de la víctima.

Garrigos Saucedo, lamentó que este suceso haya dejado lastimado al gremio de periodistas potosinos. “Es un mensaje muy claro de que en San Luis Potosí los crímenes quedan impunes, pareciera que no afecta al gremio, pero sí, principalmente por la manera en que se da este mensaje, las circunstancias y las supuestas razones; lo más curioso es que cuando se realizan las investigaciones se relaciona a compañeros y se les criminaliza”.

A seis meses, reclamó, no hay resultados, “ante amenazas en contra de colegas no se tiene la protección del Estado, sigue en total indefensión la labor de los periodista”.

En San Luis Potosí no hay seguridad para ejercer el periodismo, concluyó Carlos Garrigos.

Por su parte, Marcela Loyola, también reportera, lamentó que el caso de Daniel “esté quedando en el olvido y que al no haber justicia, se teme que pueda haber otro crimen”, sobre todo porque hay periodistas amenazados como el compañero Everardo González, y Carlos Garrigos”, advirtió.

En opinión del fotoperiodista Héctor Guevara, Daniel Esqueda fue criminalizado también por algunos de sus propios colegas. “Es terrible, también cuando se tienen intereses, algunos no se manifiestan incluso por temor a ser despedidos o por miedo a represalias de la propia empresa; caemos en la indiferencia, mientras no me pase a mí no me preocupa, pero ya fue uno y no necesitamos que sea otro”.

El reportero José Juan Delgado Alemán, dijo que el caso de Daniel Esqueda es uno más que evidencia que la justicia está corrompida. “Creo que es un caso más de impunidad, somos enemigos de instituciones como la Procuraduría”, añadió.

Asimismo comentó que aquellos que ejercen el periodismo de manera independiente y que no protegen los intereses de nadie, “siempre vamos a estar en riesgo; todo se ha quedado en papeleos, las instituciones de nada han servido para proteger ejercicio periodístico”.

Comments

comments