Jaime Nava

El patrimonio de Ricardo Gallardo Juárez continúa en aumento. En esta ocasión, Astrolabio Diario Digital pudo documentar que el alcalde con licencia y actual candidato a la reelección pagó 15 millones 500 mil pesos por un terreno de 68 mil metros cuadrados ubicado en San José de Buenavista, muy cerca de la presa que lleva el mismo nombre al poniente de la capital.

El 1 de febrero del 2018, dos días después de que Astrolabio Diario Digital revelara que la familia Gallardo se ha enriquecido inexplicablemente desde que ocupan cargos públicos, apareció en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio (RPPC) el ingreso de Ricardo Gallardo Juárez como propietario del folio 164226 correspondiente al terreno de 68 mil metros cuadrados en San José de Buenavista.

De acuerdo con los documentos, en el contrato de compraventa participaron Ricardo Gallardo Juárez como adquiriente y  J. Carmen Bravo Blanco y María Magdalena Hernández Espericueta como las copropietarias enajenantes, quienes habrían recibido los 15 millones 500 mil pesos que costó la propiedad el 12 de julio del 2017, fecha en la que supuestamente se firmó el contrato.

A pesar de que en el RPPC se indica que el contrato se celebró el 12 de julio del 2017, Astrolabio Diario Digital cuenta con una copia de la Dirección General de Catastro y Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de San Luis Potosí en donde aparece el nombre de Ricardo Gallardo Juárez como propietario del mismo terreno, con clave catastral 2400102801000105506800001000000, desde el 2015; es decir, 2 años antes de la fecha oficial en la que habría firmado el contrato de compraventa y pagado el terreno.

Lo anterior podría explicarse de la siguiente manera: en los antecedentes del Registro Público se da cuenta de la existencia de un “segundo aviso preventivo” fechado el 12 de julio del 2011, para informar que Ricardo Gallardo Juárez había firmado un contrato con J. Carmen Bravo Blanco y María Magdalena Hernández Espericueta para convertirse en propietario del terreno mencionado.

El artículo 23 de la Ley del Registro Público de la Propiedad y del Catastro señala que:

Cuando se firme una escritura en la que se declare, reconozca, adquiera, transmita, modifique limite, grave o extinga la propiedad o posesión de bienes inmuebles o cualquier derecho real sobre los mismos, el notario ante quien se realice la operación, dentro los cuatro días hábiles siguientes a aquél en que se haya firmado la escritura, por escrito o por los medios electrónicos previstos por ley y demás disposiciones, deberá presentar segundo aviso preventivo en el que se señale: I. El acto jurídico de que se trate; II. El inmueble materia de la operación, describiéndolo de manera indubitable señalando sus antecedentes registrales; III. Nombre de las partes que intervienen en la operación, y IV. Fecha y número de la escritura pública.

Esto quiere decir que, si el contrato se firmó en 2017, como actualmente aparece en el Registro Público, el notario que autorizó la escritura podría haber participado en un hecho ilícito al haber presentado un segundo aviso preventivo falso; aunque, también podría tratarse de un error de captura debido a que los dos contratos tienen como fecha de firma el 12 de julio y únicamente cambia el año.

No obstante, debe destacarse el hecho de que la propiedad fue adquirida durante el periodo en que Ricardo Gallardo Juárez se desempeñaba como presidente municipal de Soledad de Graciano Sánchez y que, antes de ocupar ese puesto, no contaba con bienes inmuebles a su nombre que tuvieran un valor siquiera cercano al millón de pesos.

EL “POLLO” QUISO COMPRAR EL TERRENO POR MEDIO DE UNA EMPRESA EN 2010

En septiembre del 2010, cuando Ricardo Gallardo Juárez era alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, sus hijos, los hermanos José Ricardo y Candy Araceli Gallardo Cardona, crearon una constructora con el nombre Tangamanga Continental S.A. de C.V.; en noviembre de ese mismo año, José Ricardo Gallardo Cardona actuó como representante legal de la empresa para intentar comprar los 68 mil metros cuadrados de San José de Buenavista.

En el Registro Público de la Propiedad se puede consultar el primer aviso preventivo que se emitió y una solicitud de libertad de gravamen presentada el 5 de noviembre del 2010 por el Notario Público número 17, Alfonso Leal Varela, en donde se señalan las medidas y colindancias, el nombre de los propietarios: J. Carmen Bravo Blanco y Ángel Pérez Hernández (éste último donó su parte a María Magdalena Hernández Espericueta, quien, finalmente, vendió a Ricardo Gallardo Juárez) y el nombre de la parte compradora: “La Sociedad Mercantil Tangamanga Continental, S.A. de C.V., representada por el señor José Ricardo Gallardo Cardona”.

Tangamanga Continental es una de las múltiples empresas creadas por los Gallardo a partir de que ostentan puestos de elección popular. En la investigación publicada por Astrolabio Diario Digital se informó que a nombre de ese negocio existen por lo menos cinco propiedades que en conjunto suman casi 100 mil metros cuadrados, todas ellas adquiridas en el tiempo en que Ricardo Gallardo Juárez y Ricardo Gallardo Cardona fueron alcaldes de Soledad de Graciano Sánchez.

Comments

comments