Jaime Nava

Estudiantes de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) presentaron un escrito ante el Consejo Directivo Universitario para solicitar que se aplique una sanción al rector, al secretario general, a los directores de las facultades y a los alumnos involucrados en la autorización y utilización de autobuses propiedad de la Universidad para trasladar un grupo de estudiantes a la Feria de San Marcos los días 4 y 5 de mayo.

El documento fue presentado por Joel Aarón Obregón Hernández y Juan David Cibrán Gerónimo, quienes consideraron que la utilización de autobuses propiedad de la UASLP para un viaje sin fines académicos y en el que se consumió alcohol dentro de las unidades viola las fracciones II y III del artículo 110 y la fracción I del artículo 113 del Estatuto Orgánico de la universidad.

Las fracciones referidas señalan que la disposición de bienes de la institución para fines distintos a su legal destino y los actos contrarios a la moral, a la integridad física y al respeto, son causas graves de responsabilidad imputables a cualquier miembro universitario; además, en específico se advierte que los alumnos incurrirán en responsabilidad por conductas que afecten la imagen y prestigio de la institución, cometidas dentro o fuera de ella.

Asimismo, los universitarios pidieron al Consejo Directivo Universitario que se haga público el criterio para rentar o prestar los autobuses y que, en caso de no existir ninguno, se reglamente para que se facilite su uso a los estudiantes que desean asistir a eventos con fines académicos.

En la Unidad de Enlace de Transparencia de la UASLP entregaron dos solicitudes de información para conocer los montos de bonos, vales y cualquier tipo de apoyo que hubieran recibido las consejerías de las facultades de Ciencias y Humanidades, Ciencias de la Comunicación, Agronomía y Veterinaria, Hábitat, Estomatología, Contaduría y Administración, Ciencias Químicas y la Federación Universitaria Potosina durante el periodo 2017-2019.

Lo anterior, luego de que, en marzo de éste año, dentro del periodo de renovación de consejerías, fueran difundidos cerca de 30 escritos firmados por el presidente de la FUP Alexis Pérez Guerrero y dirigidos al rector, Manuel Fermín Villar Rubio o al secretario general, Anuar Abraham Kasis, para solicitar diversos apoyos económicos y en especie para realizar distintas actividades.

En una de las cartas, con fecha de 2 de octubre de 2017, el presidente de la FUP pidió 15 mil pesos para llevar a cabo “diferentes actividades deportivas y culturales”. A finales de ese mismo mes, solicitó otros 15 mil pesos para “diversas actividades, sociales, culturales y deportivas”. Un mes antes, requirió cinco mil pesos para cubrir “gastos de viaje a Puerto Vallarta” al que supuestamente asistirían alumnas de la Facultad de Ciencias Químicas con motivo de un congreso.