Leticia Vaca

Maribel Zúñiga Martínez, trabajadora del Instituto de Desarrollo Humano y Social de los Pueblos y Comunidades Indígenas (Indepi), denunció que por segunda ocasión ha sido víctima de discriminación por parte de funcionarios de dicha dependencia.

Luego de cuatro años de lucha, al ser despedida injustamente, este día fue reinstalada, sin embargo expuso que a tan solo 50 minutos de retomar su puesto, le notificaron de manera verbal su despido.

“La persona titular que estaba en ese momento me dijo que no le servía mi presencia puesto que él tenía intereses políticos y tenía que tener a gente que se alineara a eso y yo no le servía”, narró.

Aseguró que el jurídico del Indepi, Eduardo Hervert, acompañado de una persona que dijo llamarse Genaro López, le notificó que no había presupuesto para su reinstalación.

“Vino la actuaria, me reinstalaron… me dicen que estaba nuevamente despedida (…) nuevamente veo que existe un acto de discriminación hacia mi persona por la condición de ser indígena y es por ello que estoy señalando estos hechos, y si no había presupuesto se lo hubieran notificado a la actuaria que vino a llevar a cabo la reinstalación, pero no lo hicieron”, reclamó. 

Al no querer salir, ya que nunca le entregaron un documento oficial, dijo, llamaron a Seguridad Pública del Estado y “vinieron dos policías”.