Leticia Vaca

La vacuna contra COVID-19 que desarrolla la Universidad Autónoma de San Luis Potosí podría estar lista para ser aplicada a personas a finales de 2021, previó el rector Alejandro Zermeño Guerra.

“Es un proyecto que inició el año pasado, con apoyo del Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) federal, que está desarrollando el centro de investigación en biomedicina, va muy bien, ya pasó la primera fase con muy buenos resultados y con esto estamos dando el inicio a la segunda fase”, indicó.

Si todo evoluciona satisfactoriamente, agregó, la idea es que para finales de 2021 se pueda dar la aplicación de las primeras pruebas en seres humanos. “Hasta donde va la efectividad que se tiene en modelos biológicos es muy buena; la primera fase va muy bien en animales y habrá una segunda fase”, abundó.

Mencionó, además, que la UASLP tendría la capacidad para producir el biológico, sin embargo, para su comercialización, tendrían que entrar empresas, “lo cual el Conacyt también ya lo tiene muy bien percibido ese asunto, nosotros ayudaremos en el aspecto del desarrollo, llegará un momento en que se tenga el desarrollo total de la vacuna que podrían ser en otros laboratorios”.

Asimismo, indicó que, de cuatro proyectos que autorizó el Conacyt, el que se desarrolla en la UASLP fue el que mejores resultados dio en la primera fase, y en el que participan cerca de 12 personas entre becarios e investigadores.

No obstante, aclaró que no se puede hablar de una efectividad hasta que se aplique en personas: “no tengo ese dato porque dependería hasta ver el resultado en seres humanos que no lo podríamos tener ahora contemplado; los primeros datos en biológico son buenos, muy satisfactorios, ahora estamos en la segunda fase de animales y hasta el momento parece ir muy bien; la tercera fase será en humanos y ahí es donde sabríamos la efectividad de la vacuna”.