Alejandro Rubín de Celis

La tarde de este sábado 18 de mayo un hecho desafortunado empañó los eventos conmemorativos del 27 aniversario del fallecimiento del líder civilista, Salvador Nava Martínez.

Un grupo de jóvenes, presuntamente comandados por Rafael Aguilar Fuentes, alías el Chiquilín, irrumpió en la Plaza de la Democracia para hacer desmanes en torno al monumento al doctor Nava, al que le colocaron un plástico color negro y en el que pintaron un garabato además de chorrear delgadas líneas de tinta blanca.

El acontecimiento fue presenciado y captado por algunos ciudadanos que tomaron fotografías, las cuales rápidamente subieron redes sociales acompañadas de textos y comentarios.

Uno de los contenidos que circula en Facebook titula así el lamentable suceso: “LA AVARICIA DE GALLARDO Y SUS SECUACES NO TIENE LÍMITES; PROFANAN BUSTO DE LÍDER MORAL HISTÓRICO DE LOS POTOSINOS”. Y agrega: “El pandillero de la gallardía, Rafael Aguilar alias “chiquilín”, junto con otros integrantes del movimiento soledense, vandalizaron está tarde el busto en honor al Dr. Salvador Nava Martínez, líder moral e histórico de los potosinos”. El texto describe que “Intentando boicotear un evento por el 27 aniversario luctuoso del activista, taparon con hules negros el busto erguido en la plaza de la democracia, ubicada en Uresti y Álvaro Obregón”.

En una de las fotografías tomada desde lejos se ve el rostro de alguien parecido al gallardista Rafael Aguilar; sin embargo, la imagen no es suficientemente clara para asegurar que se trata de él.

Horas después de los actos vandálicos, un reducido grupo de navistas se reunión en torno a la efigie del líder civilista para rendirle homenaje y recodar que sus ideales y postulados basados en la dignidad, la justicia y la democracia siguen presentes en la conciencia de muchos potosinos.

Fernando Cervantes, uno de los oradores, dijo que, si bien es cierto que ha habido cambios en años recientes, estos no han sido suficientes, y por eso la esencia del Navismo y de doctor Nava aún se mantiene.

Al hacer uso de la palabra, la señora Carmen Loredo lamentó que muchos potosinos han olvidado las enseñanzas que el doctor Nava les dejó. “A mucha gente se le olvidó toda la doctrina de él: pero alomejor a la gente convenenciera se les olvidó, como los muchos que se fueron al PAN o los que se fueron al PRI, se les olvidó por conveniencia.

“Y qué lástima que una lucha tan bonita como la del doctor haya quedado en nada. Porque quedó en nada, porque no se ganó nada”, consideró.