Astrolabio

Angélica Campillo

Al 30 por ciento, el estudio para la declaratoria del área natural protegida de la Sierra de San Miguelito, reveló la titular de la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental (Segam), Yvett Salazar Torres.

Al respecto, la funcionaria refirió que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) entregó en diciembre pasado un avance del 30 por ciento del estudio, mismo que fue remitido a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) para que hiciera la evaluación de la primera parte, y de la cual ya realizó observaciones, sobre todo de forma, no de fondo. Agregó que dentro de un mes se reunirán nuevamente para que les presenten otra parte del estudio previo justificativo.

Señaló que este 30 por ciento del estudio implica la importancia biológica del lugar, se ponen antecedentes, se hace un estudio socioambiental, cuáles son las actividades productivas que hay, cuáles son las zonas sujetas a alguna protección, así como un análisis del sistema montañoso al que forma parte, es decir, es la base que fundamenta el origen de la parte técnica que lo va a justificar.

Si bien mencionó que se espera que en septiembre se tenga el estudio completo, consideró que en un par de meses se podría tener la superficie tentativa que abarcará el área natural protegida de la Sierra de San Miguelito.

Sin embargo, recordó que esta es una superficie propuesta, lo que no significa que va a ser la declarada, porque aparte del estudio se necesitan las anuencias de los propietarios para que, entonces sí, se conozca el área definitiva sujeta a protección.

Además, comentó que tuvieron una reunión con la Procuraduría Agraria para buscar cómo se transmitirá la información a las comunidades y ejidos localizados en la Sierra de San Miguelito para hacerle ver a los habitantes de la zona que no es una expropiación sino que se trata de proteger un espacio de riqueza biológica.

Apuntó que el costo total del estudio es de 900 mil pesos, que incluye el trabajo de campo, la sociabilización del estudio técnico y, aunando a ello, se trabajará de la mano con el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt) y con la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).

A+