Astrolabio

Antonio González Vázquez

Alumnas que denunciaron acoso por parte de algunos profesores de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, solicitaron a la Dirección de esa entidad académica de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí que a los docentes señalados no se les asignen materias para el siguiente semestre y se les separe de sus funciones en tanto se les investiga.

La solicitud de que al menos dos profesores señalados como acosadores no impartan sus asignaturas en el semestre que inicia en enero, la hizo la Sociedad de Alumnos de la Facultad.

En entrevista con este portal de noticias, el director de la Facultad, Jorge Ávila Hernández, dijo que en lo personal  “desconozco si ya hay denuncias; en este momento estamos en un impase, en una especie de espera de ver qué es lo que va a resultar finalmente”.

Algo que puede afectar el protocolo de investigación sobre las denuncias es el hecho de que “estamos al cierre del semestre, muchos alumnos ya se fueron a sus casas, ya cerraron su proceso de este semestre y a nivel institucional nos estamos preparando para el cierre del año”.

No obstante, aseguró, “todo está puesto, el interés y la atención están puestas en lo que viene, aunque independientemente de eso se está analizando cual es la situación que se generó a partir de esa manifestación”.

Informó que al arranque del próximo semestre en enero “vamos a refrendar el programa de prevención con información a nuestras estudiantes en todo lo relativo a esta temática (del acoso)”.

Y en lo que toca a los maestros, “desde luego que se ha hablado con ellos y en varias ocasiones, de manera particular con algunos (de los señalados) se ha abordado el tema, pero hablar con ellos no es asumir que son responsables ni culpables de nada, sino que a partir de lo que se comenta o de lo que se rumora a veces, se habla con ellos para que se conduzcan de acuerdo a lo que se espera de un profesor universitario, que es además un servidor público”.

Agregó que se ha hablado con los docentes de la Facultad “para que tengan muy en cuenta el respeto que nos merecen todos nuestros estudiantes”.

A pregunta de cuándo fue la última ocasión que habló con los maestros sobre el tema del acoso a las estudiantes, Ávila Hernández indicó que las conversaciones “han sido de manera aislada con algunos de los que más se ha comentado que tienen algún antecedente de este tipo; ahorita a raíz de esta situación he platicado con dos de ellos”.

En ese diálogo, precisó, “ellos (los maestros acusados) me manifestaron su preocupación por lo que pudiera suceder y mi convocatoria ha sido a que tomen en cuenta esa expresión de los jóvenes”.

En la plática, los maestros acusados ¿se dicen inocentes?, se le interrogó, y el maestro dijo: “creo yo que sí, la tendencia es a que el profesor no percibe, no siente que él, con sus acciones o con sus actos, esté actuando de manera incorrecta”.

Y añadió que “eso desde luego y en todo caso, se presta a una controversia porque he tratado de comentarles que incluso ciertas miradas, para las jóvenes, cierto acercamiento físico a ellas o alguna expresión verbal, ellas sí lo perciben como una forma de acoso, pero los profesores aparentemente lo ven como parte del compañerismo, de la relación de cercanía que deben crear con los estudiantes”.

El director de Ciencias de la Comunicación agregó que “algo que ha prevalecido mucho es esta idea de que ellos (los maestros) no están actuando indebidamente y no lo asumen como una cuestión de que estén infringiendo nada”.

Dio a conocer que sobre el caso ocurrido el pasado 28 de noviembre, la Comisión Estatal de Derechos Humanos “nos pidió información sobre el hecho y les di respuesta,  de inmediato me comuniqué con el Observatorio de Equidad y Género, así como con la Defensoría y de manera conjunta presentamos la información”.

La pregunta expresa de la Comisión de Derechos Humanos, expuso, “era si a la fecha hay quejas o denuncias formales sobre acoso u hostigamiento y mi respuesta categórica fue de que no existían tales denuncias o quejas formales”.

Reconoció que, hasta ayer, “extraoficialmente, me comentan que sí se presentaron ya seis denuncias, pero no tengo notificación ni comunicación, pero estoy esperando eso para ver lo que procede y darle el curso que deba de llevar el caso”.

Sobre qué sigue después de que se formalizan las denuncias, explicó que “sigue integrar una comisión donde participan tres miembros del Observatorio y de la Defensoría y tres académicos de esta Facultad; es una comisión de seis miembros en la cual se van a analizar las denuncias en su contenido para deslindar responsabilidades de los profesores”.

Al respecto de lo que procedería una vez que concluyan las investigaciones en el hipotético caso de que las denuncias resulten ser ciertas, Jorge Ávila indicó que eso tiene que ver con “el nivel de acoso, pues algunos, por ejemplo, es por ‘la forma en que me mira’, es que ‘por la forma en que se me acerca’ o ‘me toca’ o hasta por la forma en cómo ‘me dice algunas cosas’”.

Es decir, abundóó, de acuerdo con la reglamentación universitaria, “hay diversos niveles de responsabilidad que se pudieran fincar en los profesores de acuerdo con sus acciones y con la recurrencia de éstas; eso va a determinar el nivel de responsabilidad, que va de una amonestación, una separación temporal e incluso hasta la separación del profesor de la institución”.

Pero eso se definirá, aseguró, “a partir de las evidencias que se tengan y de cómo estén estructuradas las denuncias”.

Adelantó que la comisión que investigará se estaría integrando hasta enero, cuando concluya el receso por vacaciones, “pero me queda claro que este comisión deberá tomar inmediatamente cartas sobre el asunto”.

En ese sentido, reveló: “tengo conocimiento de que las estudiantes tienen una petición de que dos profesores, de los que se dice están denunciados, que no les impartan cursos”. La solicitud se le hizo llegar a través de la Sociedad de Alumnos de la Facultad.

Es factible “separar provisionalmente a esos maestros de sus materias, pues las alumnas así lo exigen, así lo demandan por su propia protección y yo tendría que estar tomando cartas en el asunto a la brevedad para que el inicio del nuevo semestre no tengamos ya este tipo de situaciones”.

Ofreció que “trataré de ver este asunto para que en caso de proceder esta exigencia de las alumnas se tome la decisión, pero también tendremos que ver la parte de no violentar los derechos laborales de los profesores”.

Además, aceptó que se trata de una situación “algo compleja la que se nos va a venir, pero creo que tenemos que actuar de acuerdo a lo que es nuestra responsabilidad y en este caso, las estudiantes son una prioridad”.

Lo que piden las estudiantes, confirmó, es que los maestros señalados sean separados de sus clases mientras que investiga “y pues sí, es muy probable que eso suceda”.

-¿Hubo jalón de orejas para usted desde Rectoría?

-“No, desde luego que no, o sea, hubo preocupación por la expresión que se dio el 28 de noviembre, pues la verdad, a mí mismo me sorprendió porque desde que llegué a la Dirección hable con los maestros y había asumido que las cosas ya estaban funcionando muy bien”.

Dijo que no recibió llamada personal del rector de la UASLP, Manuel Fermín Villar Rubio, toda vez que “el conducto de diálogo que he tenido a nivel institucional es con el secretario general, Anuar Kasis Ariceaga, y con el defensor de los Derechos Universitarios, Jorge Delgado Delgadillo”.

Con ellos, dijo para finalizar, “mantengo una comunicación muy estrecha para ir viendo los tiempos en los que se van a ir presentando este tipo de situaciones”.

A+