Eduardo Delgado

El 11 de marzo de 2018, el hoy presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, endilgó el calificativo de “mafiosillos” al entonces alcalde capitalino, Ricardo Gallardo Juárez, e hijo, José Ricardo Gallardo Cardona. Transcurrido el tiempo aquello quedó en el olvido para el político tabasqueño y el legislador federal, quien presumió una foto de ambos en su cuenta de Facebook.

“El día de hoy tuvimos una reunión de trabajo con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, en donde hablamos de las reformas que impulsaremos desde la Cámara de Diputados para apoyar los programas sociales que beneficiarán a los mexicanos”, reportó Gallardo Cardona antes del mediodía de este miércoles.

Han transcurrido 702 días desde aquel domingo 11 de marzo de 2018, cuando en reunión con empresarios potosinos el entontes candidato de Morena a la Presidencia de la República aseguró no tener temor a enfrentar a “mafiosillos”.

Ello, luego de que el entonces diputado local José Luis Romero Calzada le expuso que el gobernador, Juan Manuel Carreras López, era omiso para frenar los abusos y extorsiones padecidas por empresarios potosinos. Le cuestionó si tendría las “agallas para afrontar a familias como la de Gallardo.

“Imagínense, si he enfrentado a Salinas y a Fox y a Calderón y a Peña, que no vaya a poder enfrentar a mafiosillos”, respondió López Obrador.

Este 12 de febrero, el hoy presidente de México posó para la foto junto a uno de los que llamó “mafiosillos”, quien presumió esa imagen en dos de sus cuentas en Facebook: “Ricardo Gallardo” y “Ricardo Gallardo Cardona”.

En la primera cuenta, hasta las diez horas de este jueves, la imagen acumulaba 31 comentarios y 139 veces compartida. En la segunda, 472 comentarios y 215 veces compartida.

De paso, en ambas cuentas Gallardo Cardona publicó ayer más temprano otra fotografía que se tomó junto al líder de los diputados de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo.

El calificativo de “mafiosillos” quedó en el olvido para el hoy diputado federal, quien estuvo preso en el año 2015, acusado de desviar más de 200 millones de pesos de erario del municipio de Soledad de Graciano Sánchez a tres empresas de la que era accionista mayoritario. También López Obrador parece haberlo olvidado.

Gallardo Cardona fue detenido aquel año a días de que pidió licencia para separarse del cargo y perfilarse entonces como candidato a la gubernatura y en diciembre fue liberado. Ello, porque un juez federal acreditó el desvío de los recursos públicos, pero le imputaron delincuencia organizada, ilícito que no le fue comprobado.

López Obrador llama “mafiosillos” a los Gallardo