CE

Por: Eduardo Delgado/San Luis Potosí, México (4 de mayo de 2015).- Fue un inusual derroche de afecto, cariño y aprecio entre perredistas. Acto que tuvo como escenario el recinto legislativo, durante la que se perfilaba como una más de las soñolientas sesiones ordinarias en el Congreso del Estado.

El diferendo entre los dos legisladores del partido del Sol Azteca, Francisco Martínez Ibarra y Jorge Escudero Villa, surgió porque la dirigente estatal de ese instituto político, Erika Irazema Briones Pérez, mandó un oficio a los congresistas para notificarles que decidió quitar a “Paco” como coordinador parlamentario y que designó a “George” para suplirlo.

A como es costumbre de los miembros del partido del Sol Azteca, la reacción de “Paco” no fue virulenta.  Desde su posición como secretario levantó la mano para pedir el uso de la voz.

Entre la escasa concurrencia unos bostezaban cuando el diputado Martínez Ibarra alzó la voz. “ ¡Esto no cumple con la normatividad del partido ni con los requisitos legales!”, objetó y casi casi le pidió al presidente de la Directiva del Congreso, “Chogono” Sánchez Lara, tomar el documento, arrugarlo y lanzarlo al cesto de la basura.

Asimismo le solicitó llamar a la dirigente para que fundamente su determinación, que lo dejaría fuera del órgano en el que se toman decisiones sobre los manejos del dinero: la Junta de Coordinación Política.

“Chogono” expuso que la resolución del diferendo es competencia exclusiva de ambos y del PRD, y por tanto canceló el siguiente paso: la reestructuración de la Junta.

“George” pidió la palabra para asegurar que él no está empecinado en suplirlo, indicó que el cumplimiento de la ley no está sujeta a caprichos y le hizo saber a su compañero que su reclamo lo debía manifestar en el PRD, “no aquí”.

De allí no paso. Porque enseguida soltó: “Quiero manifestarle a “Paco”  mi cariño y aprecio…lo conozco desde que yo tenía 17 o 18 años…hoy tengo 45…el mes que entra cumplo 46”, comentó.

Le reconoció a su compañero sagacidad para lograr consensos, “aunque sean ilegales”, aunque dejo claro que el disenso se originó de una determinación ajena a los dos.

“Dicen que cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde”, retomó la palabra “Paco”, quien se declaró fiel soldado del partido del sol azteca y devoto del cumplimiento irrestricto de la ley.

En su segunda intervención, Escudero Villa le anunció a su compañero que a merced de la alta estima y cariño “que le tengo” declinara al cargo de coordinador, en caso de que la lideresa del PRD reiteré su determinación. “Te estimo mucho… y es enserio”, remató. Entre los presentes alguien exclamó: “Haaaa”.

 “Tal pareciera que Francisco y yo tenemos problemas de fondo y no las tenemos. Si usted habla de intereses particulares quisiera que nos iluminara y nos dijera cual…prefiero una mala verdad a una buena mentira”, planteó el suplente de Filemón Hilario al modo de “Paquita” la del Barrio. “No es aquí Francisco, no es aquí, donde debemos dirimir nuestras diferencias”, añadió.

Por un instante dio pauta a pensar que enseguida les exigiría al resto de sus compañeros legisladores la aprobación ipso facto de la unión entre parejas del mismo sexo.

Antes de bajar de la tribuna Escudero Villa le extendió la mano a su compañero y este le correspondió. Les aplaudieron y hasta un bravo les gritaron.

En su tercera alocución, “Paco” reconoció “en todo lo que vale la amistad y la relación que hemos tenido durante muchos años, pero no se trata de un asunto de amigos, son cuestiones de legalidad…por eso esa amistad que hemos tenido yo la refrendo”, dijo.

De regreso a su lugar, en uno de los extremos del presídium, los asistentes vieron que ambos se fundieron en un abrazo e igual que en cualquier boda se repitieron aplausos y gritos de júbilo, pero seguidos de una rechifla.