Angélica Campillo 

La titular de los Servicios de Salud del Gobierno de Estado, Mónica Liliana Rangel Martínez, manifestó que hasta el momento no se ha definido si en San Luis Potosí se llevarán a cabo el Grito de Independencia y el desfile militar, sin embargo adelantó que, de realizarse, la dependencia a su cargo vigilará que se cumplan con las medidas sanitarias correspondientes. 

En rueda de prensa, Rangel Martínez apuntó que este evento tendrá que ser breve y representativo, ya que es un tema que a todos los mexicanos estimula, sobre todo por lo que representa, pero la nueva realidad obliga a tener protocolos específicos y, si se lleva a cabo o no, será una situación que tendrán que determinar las autoridades tanto estatales como federales en sus ámbitos de competencia, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a la Secretaría de Gobernación (Segob) específicamente, mientras que salud se encargará de vigilar que se cumplan con las medidas sanitarias y protocolos establecidos, de acuerdo al color del semáforo en que se encuentre la entidad potosina en esa fecha.   

La funcionaria estatal mencionó que tanto el Grito de Independencia como el desfile del 16 de septiembre no serán como otros años, pues se tendrá que contar con filtros sanitarios y con un aforo muy reducido, “será una situación completamente diferente que se llevará a cabo en coordinación con todas las dependencias estatales y federales”. 

Finalmente comentó que, si San Luis Potosí se encontrara en semáforo amarillo para el 15 de septiembre, ya que la vigencia del semáforo naranja es hasta el 13 de septiembre, se permitiría un aforo mayor, “hay que prepararnos para diferentes escenarios, pero siempre vamos a prevalecer primero el cuidado de la salud”.