Astrolabio

Carlos Rubio

Hoy es el cuarto miércoles que las víctimas de la Comisión Estatal Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEEAV) tendrán que dormir en la calle; la cuarta semana que deben vivir los fríos nocturnos y las lluvias que recientemente azotan a la ciudad, tras verse obligados a tomar las instalaciones de una comisión que, en lugar de defenderlos, ha preferido luchar contra ellos.

De comenzar con sólo dos personas, hoy son 10 los que se encuentran de pie, exigiendo justicia, y aunque cada uno vive problemas diferentes, han acordado no retirarse hasta que las situaciones de todos sean resueltas. Se han visto obligados a realizar un gasto económico mayor para poder mantenerse a las afueras de la comisión e incluso han sido víctimas de robos por las noches.

Apenas el jueves 5 de septiembre, 22 días después de que inició el plantón, se acercó la primera autoridad para dialogar con las víctimas. Ulises Valencia Gordillo, subsecretario de Derechos Humanos y Asuntos Jurídicos de Gobierno del Estado, pactó una reunión para el viernes 6 de septiembre, la cual fue cancelada, luego de enterarse de que las víctimas habían acudido a la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para solicitarle ayuda.

“Vino el jueves y nos quiso entretener para que no fuéramos el viernes a ver a Andrés Manuel (…) Nos dijo que entre 12 y una, pero como vimos que ya era tarde y no nos daban cita, nos fuimos a Charcas”.

Se reprogramó la reunión para el lunes 9 de septiembre. Individualmente pudieron acudir Jorge Rodríguez, Juan Serrano y María de Jesús, cuyos casos fueron documentados por Astrolabio Diario Digital, sin embargo las negociaciones no arrojaron soluciones para ninguno de ellos. Incluso hubo señales de un intento por parte de Ulises Valencia para separar al grupo de víctimas.

Según lo comentado por María de Jesús, el subsecretario le dijo: “¿Qué crees Marichuy?, que Juan Serrano no quiere que ustedes se enteren qué fue lo que pidió”. No obstante, ese dicho fue desmentido por Juan y el abogado de las víctimas, expresando que no tiene ningún problema con que todos los miembros del plantón se enteren de sus exigencias.

Además, Marichuy comentó que Ulises Valencia condicionó el arreglo de todas las víctimas del plantón, a la apertura de las instalaciones de la CEEAV.

El día de ayer, martes 10 de septiembre, Ulises Valencia acudió al plantón con las víctimas para “saber si están todavía en disposición de continuar con el diálogo”, a lo que le respondieron: “Pero más que diálogo, una solución”.

Todas las víctimas en conjunto trataban de exponerle sus casos al subsecretario y cuando los reclamos se volvían más fuertes únicamente les respondía: “¿Entonces suspendemos el diálogo?”.

Al cuestionar a Ulises Valencia acerca de por qué se tardó un mes en acudir con las víctimas, dijo:

“Yo no había venido antes porque habían venido desde el primer día, la negociación se empezó a realizar por el Comisionado Estatal de Atención a Víctimas, posteriormente periódicamente venían distintos integrantes que trabajan en la Secretaría General de Gobierno, y bueno, hemos estado pendientes, no es la primera vez que yo vengo, quizá antes habían venido otras personas, pero siempre hemos estado abiertos al diálogo”.

Sin embargo, los miembros del plantón coinciden en que ni Jorge Vega Arroyo, comisionado de la CEEAV ni ninguna autoridad se había acercado con ellos a intentar resolver la situación, hasta el pasado jueves.

­–¿Cuál es la dificultad para resolver estos conflictos?, se le preguntó a Valencia.

–Porque hay algunos temas que son por fuera de la ley y eso no lo vamos a hacer.

­–¿Y los que son por dentro de la ley? Tampoco se ha resuelto ninguno.

­–Sí, ya empezamos ayer a resolver, hay tres personas con las que ya nos reunimos ayer. Hoy mismo puse la posibilidad de resolver temas de tres de ellos.

–¿Ya se empezó a resolver?

–Sí.

–¿Entonces ya no es sólo diálogo, usted ya está trabajando?

–Intentando resolverlo.

Como ya se mencionó, Marichuy, Jorge y Juan, fueron las tres personas que se reunieron con Ulises Valencia para tratar sus respectivos problemas. No obstante, ninguno de ellos salió conforme con lo que el subsecretario les ofrecía, ya que, consideraron, no era un trato justo. Dos personas más acudieron a reunión con el subsecretario, pero tampoco se llegó a un acuerdo.

Según Jorge Rodríguez, todo lo que les digan ahora serán sólo “verdades a medias” y sólo aceptarán soluciones por escrito. Aunque, conociendo a la comisión, hasta de eso podrían dudar.

A+