Astrolabio

Por Antonio González Vázquez

El Partido de la Revolución Democrática anunció que ninguno de sus diputados locales buscará la reelección porque darán oportunidad a gente nueva.

Pero la verdad es que, bien visto, ninguno de esos cuatro diputados merece ser reelecto y ni siquiera tendrían mérito para aparecer de nueva cuenta en una boleta electoral.

Los cuatro diputados del PRD han sido consistentes en su desempeño, pero en su arista de mediocridad.

Estas son las calificaciones que Congreso Calificado ha dado a esos diputados según los indicadores de gestión del propio Congreso del Estado.

Para no fastidiar al amable lector, solo exponemos la primera y la última  calificación, aunque conviene reiterar que las siete evaluaciones trimestrales han sido reprobadas con suficiencia por parte de los dichos legisladores.

Primer evaluación trimestral

Sergio Desfassiux Cabello, 1.5.

Graciela Gaitán Díaz, 0.3.

Dulcelina Sánchez de Lira, 0.2.

José Guadalupe Torres Sánchez, 0.1.

Séptima evaluación trimestral

José Guadalupe Torres Sánchez, 4.7.

Graciela Gaitán Díaz, 2.4.

Sergio Desfassiux Cabello, 1.1.

Dulcelina Sánchez de Lira, 0.5.

Para cualquier partido político, incluso para el PRD, sería vergonzoso enviar como candidatos a gente de tan probada incompetencia. Con esas calificaciones hasta sería necesario pensar en expulsarlos del partido, a menos que esa sea la talla de dirigente que tiene el partido.

Podrían ser candidatos a otros cargos, pero no para su reelección. Incluso, el diputado de la Ecuación de Corrupción, José Guadalupe Torres Sánchez puede ser postulado como candidato a diputado federal.

Así se premia en los partidos la fidelidad a un dirigente, no importa que la corrupción sea carta de presentación. Parece que en el partido del sol azteca se les ha olvidado que Enrique Flores involucró a Torres Sánchez en el caso de los moches a los alcaldes para la limpieza de las cuentas públicas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+