Astrolabio

Por Antonio González Vázquez

En este momento, resulta poco menos que imposible que el gobernador Carreras ordene a los diputados el retiro del dictamen que será sometido al pleno este jueves para la elección del Fiscal General del Estado. El procedimiento está tan avanzado que no se puede detener, a menos que el ejecutivo lo ordene.

Y no lo va a hacer.

Lo que sí puede ocurrir aunque parezca una locura, es que en un acto de dignidad y honestidad política e intelectual,  Federico Garza Herrera, Verónica Jareda García, y Fernando López Díaz de León declinen voluntariamente a participar en lo que resta del proceso.

Sería algo muy valioso para la sociedad recibir de esos tres prospectos propuestos por el ejecutivo un mensaje tan positivo: hacerse a un lado para que la sociedad le pueda acercar otras propuestas al gobernador.

A qué tanta prisa.

Si los tres propuestos por el gobernador dan un paso de lado y se atreven a pedirle al gobernador una consulta ciudadana, estarían demostrando una altura moral envidiable y obligaría al mandatario, ahora si, a hacer lo que no quiso: consultar a la gente en busca de perfiles avalados por la gente.

El gobernador Carreras no va a reconsiderar nada como lo demandó ayer el Frente Ciudadano Anticorrupción, pero los candidatos si lo pueden hacer.

La trascendencia del nombramiento amerita un sacrificio de ese tamaño.

Por lo pronto, los tres aspirantes tienen la oportunidad de ganar un poco de credibilidad si es que asisten a la entrevista a la que los invita el Frente Anticorrupción. Si acuden los tres estarán dando una muestra de tolerancia y apertura. Eso ya sería un punto a su favor.

Escuchar a la ciudadanía, a la que se supone van a servir es algo ineludible. Los estarán esperando en avenida Carranza 1325 desde las nueve de la mañana.

Si no acude ninguno de los tres, sabremos de qué lado están: en el del poder público y no con la sociedad.

A+