Astrolabio

Abelardo Medellín

Ricardo Gallardo Juárez, gobernador electo de San Luis Potosí, podría no tener problemas para solucionar la venta del terreno de la Ford, pero “él sabe que entra con una serie de compromisos multimillonarios que no sabemos cómo va a solventar”, dijo en entrevista el analista político Potosino, Eduardo Martínez Benavente.

A inicios de semana, Juan Manuel Carreras López, gobernador actual de San Luis Potosí, aseveró que la venta del terreno de la Ford y el pago de los pasivos del gobierno sería un encargo que tendría que atender la administración entrante; sobre este terreno y las complicaciones que ha supuesto su enajenación, el analista Martínez Benavente afirmó: “vender un terreno con esas características que aspiran a obtener al menos mil 500 millones de pesos y modificar la ley de deuda pública […] son problemas con los que se enfrenta el gobernador del estado y que parece aventarle a alguien más, porque ya no quiere saber nada de esto”.

Eduardo Benavente comentó que el gobernador Carreras López pareciera ya no tener control sobre el Congreso del Estado y por ello ya no conseguiría el permiso para la compra venta del terreno. “Y el Congreso tampoco le va a aprobar una reforma legislativa tan importante que le permita disponer de ese dinero para pago de pasivos, que es para lo que realmente quiere, para el hoyo financiero de esta administración que el gobernador adjudica a gastos de la pandemia” agregó el analista.

Según Martínez Benavente, la decisión de dejar el tema del terreno de la Ford en manos de la próxima administración, pudo ser una decisión acordada entre Gallardo Cardona y Carreras López en la primera reunión sostuvieron.

“El gobernador ahora también presume que hará un esfuerzo máximo para cubrir un adeudo de créditos quirografarios en unos cuantos días, porque estos créditos deben estar saldados en poco más de un mes”, comentó el analista.

Martínez Benavente consideró que la única forma previsible para que Juan Manuel Carreras pueda cubrir la deuda de pasivos por créditos quirografarios es que haya convencido al secretario de Hacienda y Crédito Público de que los gastos de la pandemia son insorteables y que el recurso para cubrir la deuda es necesario.

El analista potosino afirmó que los compromisos de campaña adquiridos por Gallardo Cardona son difíciles de solventar sobre todo si se considera que “todas las entidades esperan que las participaciones sean menores en el 2022 que en el 2021, tampoco hay algún anuncio de que se vayan a incrementar impuestos, al contrario, el gobierno que entra va cancelando impuestos como tenencia, licencia, esto más el compromiso de que los estudiantes de todo el estado no pagarán el transporte público […] se oye muy bien, pero, ¿de dónde va a sacar ese dinero?”.

Además, señaló que la administración de Gallardo Cardona también tendrá dificultades presupuestales debido a que su partido no tiene la mayoría en el Congreso del Estado; “los diputados no serán tan entreguistas para modificar la ley de deuda pública que le permitan vender el terreno para pagar pasivos, lo veo difícil y sobre todo, no veo un comprador con esa liquidez, porque esos terrenos suelen ser ganchos para que empresas importantes vengan a San Luis Potosí”.

Finalmente, el analista estimó que el gobierno de la gallardía tendrá igualmente problemas para comenzar a repartir” las dádivas”  de sus apoyos sociales prometidos, en vista de que se tendrían que hacer adecuaciones legislativas al presupuesto de egresos para entregar esos apoyos. “Simple y sencillamente pues no va a poder cumplir”, dijo.

A+