Por Victoriano Martínez

La revelación la hizo el columnista de El Universal Salvador García Soto: la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) en la que el principal objetivo es Ricardo Gallardo Juárez como cabeza de un clan familiar al que se acusa de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y vínculos con los Zetas.

No es la primera denuncia contra el clan de los Gallardo. Desde febrero de 2018 la Fiscalía General del Estado mantiene congelada una denuncia por enriquecimiento ilícito por la adquisición de 66 propiedades que, al solicitar la información al Registro Público de la Propiedad, el Ministerio Público se quedó en un conteo de 118 predios comprados.

De acuerdo con la descripción de García Soto, el expediente elaborado por la UIF, que se bautizó como el “Caso Pollos”, hace un recuento de la trayectoria de Gallardo Juárez desde que entró a la administración pública en 2009 y, de ahí, un seguimiento al resto de la familia, entre quienes destaca el papel jugado por Ricardo Gallardo Cardona como su sucesor en la alcaldía de Soledad.

García Soto destaca, con una cita textual de la denuncia, el señalamiento directo a Ricardo Gallardo Cardona, seguramente por ser el  más visible del clan en este momento al ocupar una diputación federal:

“Derivado del análisis anterior se presume que Gallardo Cardona José Ricardo ex alcalde del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, está vinculado con el grupo criminal de Los Zetas, por su presunta responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita”, dice la denuncia del llamado Caso “Pollos”.

Enrolado en una precoz campaña, que incluyó su destape como candidato a gobernador por el coordinador de los diputados federales del PVEM en la Cámara Baja, Arturo Escobar, el 21 de agosto de 2019, Gallardo Cardona intensificó la semana pasada su proselitismo con reuniones de alto riesgo y sin el más mínimo a las medidas sanitarias que exige que el Estado esté en semáforo rojo.

Lejos de referirse directamente a los señalamientos para desmentirlos, en un mensaje en su cuenta de Facebook, Gallardo Cardona acusó al gobierno municipal encabezado por Xavier Nava Palacios de “gastarse el dinero de los potosinos en estar pagando campañas negras, en estar pagando medios nacionales, en estar pagando columnistas”.

“Cada seis años, cada tres años, cada que hay elecciones es lo mismo, es lo mismito, la misma historia. Pegarle al de arriba, inventar, calumniar, difamar para que puedan ellos tratar de salvar un poquito su trabajo que están haciendo”, dijo en una confesa postura de candidato adelantado que, ya lo advirtió, mantendrá aunque el INE lo sancione.

El candidato precoz agregó: “Hay una desesperación horrible por parte de muchos que nos ven arriba en las encuestas, que nos ven que vamos a ganar y no saben cómo detener la ola verde, esa es una realidad, pero bueno, vamos a demostrar que con trabajo podremos lograrlo”.

Tras las revelaciones en El Universal, hace unos días por parte de Raúl Rodríguez y ahora por García Soto, intensificar sus reuniones proselitistas aún en contra de las medidas sanitarias y ser cada vez más explícito en sus mensajes de campaña anticipada bien podría tratarse de una estrategia de Gallardo Cardona para blindarse como potencial víctima.

Y es que Gallardo Cardona bien pudo hacer públicos cuanto documento posea para demostrar la falsedad de las acusaciones. Por ejemplo, la resolución del juicio de amparo indirecto 16/2015 con el que obtuvo su liberación del penal de Ocampo, Guanajuato.

Sin embargo, de hacerlo también quedaría expuesta la descripción que el Magistrado del Segundo Tribunal Unitario del Quinto Circuito, Ricardo Martínez Carbajal, hace a partir de la página 100 del documento de la forma en que se desviaron recursos del erario de Soledad por 209 millones 911 mil 506.23 pesos a través de la Clínica de Especialidades Wong.

Una descripción no inventada por Martínez Carbajal, sino producto de un proceso judicial inconcluso que remite a otro, que sí ha llegado a una sentencia confirmada: la juez Tercero de Distrito, Angélica Ramírez Trejo, en el expediente 714/2015-II, le negó el amparo a Gallardo Cardona para liberar las cuentas que le aseguraron en distintos bancos relacionadas con los desvíos de recursos.

No son los únicos casos en los que Gallardo Cardona ha tenido que pasar por tribunales. Una búsqueda en el portal Búho Legal arroja 44 expediente en los que está involucrado, aunque los dos mencionados resultan los más significativos por tener de por medio su paso por prisiones de alta seguridad.

Como antecedentes de la nueva denuncia de la UIF ahora revelada en El Universal, Martínez Carbajal aporta la descripción del delito cometido en tanto que Ramírez Trejo reconoce el cuerpo del delito. ¿Qué falta para que se actúe contra los presuntos responsables? Que la Fiscalía General de la República reactive el caso… ¿Será acumulable con la nueva denuncia?