Carlos Rubio

La mayoría de los locales en las principales plazas comerciales de San Luis Potosí ya han cerrado. Pese a que estos negocios son el sustento de miles de personas, han acatado la orden de los gobiernos Estatal y Federal de sólo mantener la venta de productos de primera necesidad.

En la Plaza San Luis los locatarios decidieron cerrar sus puertas y, además, algunos se han llevado los productos que tenían en venta por temor a posibles saqueos a sus tiendas. Al observar los pasillos de la plaza el panorama es sumamente desalentador, ya que el lugar se ha convertido en un completo desierto, no obstante es de reconocer que con estas medidas posiblemente se pueda evitar un contagio masivo que sature los servicios de salud del Estado. 

Tiendas departamentales como Liverpool y Sears también cerraron sus puertas, no sólo en SLP, sino en todo el país, hasta que pase la contingencia y la salud de la gente no esté en riesgo. Por otro lado, las tiendas Sanborns han limitado la venta de sus productos únicamente a farmacia.

Luego de un conflicto que se desató la semana pasada entre locatarios del centro comercial El Dorado y la gerencia de la plaza, finalmente se les permitió cerrar sus negocios sin represalias ni incumplimiento de contrato. Los locales se encuentran cerrados y los que deciden abrir lo hacen hasta después de las 12 del día. Cabe resaltar que este es uno de los Centros Comerciales que aglomera mayor cantidad de personas. 

Personal de seguridad de esta plaza menciona que hasta el momento no les han informado de un cierre definitivo, pero no lo creen posible ya que al interior se encuentra Chedraui, tienda que sí distribuye productos de primera necesidad y no cerrará por ahora. 

Aún quedan pocos negocios que tratan de extender sus ventas lo más posible, los cuales no venden productos de primera necesidad y están tomando todas las medidas de precaución necesarias; es inminente su cierre ante la crisis que apenas se encuentra comenzando en México.