Abelardo Medellín

Ni el Hospital General de Matehuala ni la Clínica 14 del IMSS en aquel municipio han sido rebasados en su capacidad, pero las autoridades se preparan para una posible necesidad de atención, motivo por el cual, como parte de un trabajo realizado desde hace semanas, se convirtió el área de obstetricia del Hospital General matehualense en un área de atención para pacientes COVID-19, informó Miguel Ángel Sireno Rojas, jefe de la Jurisdicción Sanitaria No. 2, en la región Altiplano.

En rueda de prensa, Sireno Rojas dijo que la ocupación de camas en los centros de salud del Altiplano no ha sido rebasada, pese a las publicaciones que han hecho algunos habitantes de la región; sin embargo, señaló que los hospitales y centros médicos están en constante coordinación por una posible sobrecarga de trabajo que no pueda ser atendida por falta de trabajadores de la salud:

“Todavía hay mucha posibilidad de estar atendiendo, pero sí se han apoyado los centros mucho, pero no tanto por camas, sino más bien por el personal, si es que no hubiera el suficiente por cuestiones de vacaciones o incapacidad, pues se han estado apoyando en ese aspecto”.

Asimismo, reconoció que “por más preparados que estemos, por el aumento de casos que ha habido, sí podríamos vernos rebasados en la medida en que no cuidemos la movilidad y que no cuidemos a la población de riesgo”.

Respecto a la conversión de las áreas hospitalarias de diversas índoles a áreas de atención COVID-19, aseguró que esto no significa en todos los casos que la capacidad haya sido rebasada, sino que responde a un plan que se tiene, desde hace meses, y se aplica de forma preventiva.