Astrolabio

1192363_1280x720

 

Ciudad de México (13 de febrero de 2016).- Comer 12 donas en 60 minutos ya es demasiado difícil para el corazón humano. Pero hacerlo mientras corres cinco millas puede ser demasiado peligroso.

Aún así esta es la premisa básica del Krispy Kreme Challenge que toma lugar cada año en Raleigh, Carolina del Norte, y se anuncia orgullosamente como “un reto único de habilidades atléticas y gastrointestinales”.

A pesar de ser por una “buena causa” –la carrera que ha recaudado más de un millón de dólares para comprar juguetes, dispositivos interactivos  y financiar programas para niños en el Hospital de niños de Carolina del Norte- Es una muestra de la decadencia de Occidente al igual que los vomitorios romanos.

Mientras vomitar es una ocurrencia común en el evento, este año es la primera vez en la historia que un participante ha muerto de un ataque al corazón, de acuerdo a The News & Observer. El Krispy Kreme Challenge confirmó la muerte, que según reportes, tomó lugar en las primeras fases de la carrera, dijo en su página de Facebook el sábado.

El Krispy Kreme Challenge ha captado la atención de la comunidad médica después de que la Clínica Especializada en Niños de la Universidad de Carolina del Norte fuera renombrada como Krispy Kreme Challenge Children’s Specialty Clinic– difícilmente la mejor decisión de marca para un hospital de niños contando las estadísticas epidémicas de obesidad infantil en Estados Unidos.

Y esta tragedia reciente no ayudará a la imagen de esta recaudación que ha llevado al consumo de 724,548 donas y un total de 137.6 millones de calorías en 12 años desde su origen.

Fuente: Excélsior.

Leave a Reply

A+