Astrolabio

Crónica: Mujeres en búsqueda de la paridad

Crónica: Mujeres en búsqueda de la paridad

Carlos Rubio

Venían de distintos municipios del estado, todas esperanzadas en ser escuchadas y escuchar aquello que las impulsara a seguir luchando. Expectantes, desde antes de las 10 de la mañana ya se encontraban sentadas en el pasillo central del edificio Presidente Juárez, donde se llevaría a cabo el foro “Caminos para la paridad”.

Esta vez El Mijis decidió sí aparecer en el evento que organizó, para darles la bienvenida, al menos hasta que recordó que acostumbra no asistir ni a legislar y se retiró cuando no había transcurrido ni la mitad, siéndole fiel a sus principios.

El comienzo por parte de Michelle Villanueva, María Lucero García y El Mijis, llevó como eje central el nombre del evento: el “camino a la paridad” y la presentación de la “Red de mujeres por la igualdad sustantiva”, la cual está integrada por mujeres de estados del Bajío como Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí.

Luego, Rosalinda Ovalle tomó el micrófono, convencida de lo que hacía, buscando una voz, pero sin detenerse ahí, ella ya la había encontrado. Sabiendo que no es un festejo, sino un paso más en su lucha, habló de un histórico proceso de exigencia que las mujeres han tenido que pasar para ser tomadas en cuenta. No necesitó del papel para expresarse, su pesar era empírico y se podía sentir en sus palabras. “Exigimos”, así le dio fin a su discurso, el cual fue seguido de una serie de fuertes aplausos de todas las presentes.

Nos brindaron datos importantes acerca de la situación de las mujeres en la ocupación de cargos públicos, primero a nivel federal: sólo ha habido seis candidatas mujeres a la presidencia de la República Mexicana, ninguna ha resultado ganadora; a nivel estatal han gobernado sólo siete mujeres, y a nivel municipal, de los dos mil 457 municipios, 43 por ciento, menos de la mitad, han sido gobernados por mujeres.

Por eso se reunieron ayer todas ellas, no negaron que haya trabajo en las administraciones públicas, pero sí revelaron que los puestos más importantes, no les pertenecen.  

Prosiguió el panel de diálogo en el que cuatro mujeres intentaron darle voz a muchas como ellas, que todos los días buscan que su trabajo sea reconocido y que obtenga el valor que merece.

Norma Angélica Chávez nos dijo tal vez lo más trascendental del día: “Nadie puede hablar de lo que sentimos”, es verdad, sólo ellas reconocen sus necesidades. Un gobierno que involucre únicamente hombres no puede ser empático, por mucho que lo intente. Norma vislumbró un futuro lleno de retos que finalmente culminen en la “igualdad de condiciones”.

Beatriz Eugenia Benavente, diputada local de la actual legislatura de SLP, se enfocó en decirnos todo lo que el Congreso del Estado ha hecho por las mujeres y la igualdad de género. Cuando una de las presentes le contó los problemas que vive día a día en la administración del municipio de Cárdenas, la invitó a ser “creativa” para resolverlos.

Urenda Navarro Sánchez inspiró a más de una. Su voz retumbó hasta en la más apática de las personas y la hizo poner atención, expectante. Seria y efusiva no contuvo ninguna de sus palabras ni ideas. No sólo cuestionó a los hombres, también a las mujeres que se han abierto camino y les han cerrado la puerta a sus compañeras, “¿cómo nos ayudamos entre nosotras?”.

“Tenemos que construir una serie de políticas públicas sustantivas que vayan encaminadas a romper esa brecha de desigualdad, si no, difícilmente vamos a conseguir tener esa representación en nuestros espacios”.

Para finalizar, María de Lourdes Moreno recalcó la importancia de no sólo escribir en un documento que las mujeres serán tomadas en cuenta, porque no sirve de nada si no se lleva a cabo verdaderamente. El trabajo de las instituciones es crucial, pero la práctica en los espacios públicos marca un antes y un después de un proceso que ha tenido larga duración y puede que aún falte lo más difícil.

Son necesarios estos espacios, pero la convocatoria debe ser más amplia. Acudieron mujeres que pasan por situaciones complicadas todos los días y expresaron sus problemas, pero un punto clave que tocaron todas las exponentes fue la “sensibilización” de la población, en especial el sector masculino, que se contaba con una mano a los presentes.

Como dijo María de Lourdes: “Sin mujeres no hay democracia”.

A+