Astrolabio

A general view of the village of Tomtor in the Oymyakon valley, in the Republic of Sakha, northeast Russia, January 28, 2013. The coldest temperatures in the northern hemisphere have been recorded in the Oymyakon valley, where according to the United Kingdom Met Office a temperature of -67.8 degrees Celsius (-90 degrees Fahrenheit) was registered in 1933 - the coldest on record in the northern hemisphere since the beginning of the 20th century. Yet despite the harsh climate, people live in the valley, and the area is equipped with schools, a post office, a bank, and even an airport runway (albeit open only in the summer). Picture taken January 28, 2013. REUTERS/Maxim Shemetov (RUSSIA - Tags: SOCIETY CITYSCAPE ENVIRONMENT) ATTENTION EDITORS: PICTURE 9 OF 27 FOR PACKAGE 'THE POLE OF COLD' SEARCH 'MAXIM COLD' FOR ALL IMAGES

 

A propósito de las bajas temperaturas de los últimos días, que a duras penas nos dejan salir de ese lugar tan calentito que son las cobijas en nuestra cama, hoy te presentamos este post, para entender que, por más frío que sintamos, nunca llegaremos a los extremos del lugar más frío del planeta, un pueblo con las temperaturas más bajas del planeta Tierra.

¿Cómo debe ser la vida en un rincón del mundo donde se rozan en invierno los 68ºC bajo cero? Acompáñanos en este curioso y gélido paseo.

La temperatura más baja registrada.

El 10 de agosto de 2010, un equipo de científicos registraron en un punto de la meseta antártica, una temperatura de 93ºC bajo cero. Fue la temperatura más baja detectada hasta entonces, desde que en 1983, la estación rusa Vostok detectara unos 83ºC bajo cero en el mismo sitio, justo donde ellos tenían sus instalaciones.

Después de esta llamativa cifra, podemos remitirnos también a la registrada en el 2005 en el Domo Argus (también en la meseta Antártica), con unos 82,9ºC negativos.

Estas zonas se inscriben en los que se conoce como el “polo frío” del Hemisferio Sur. Zonas donde nadie, a pesar de existir alguna que otra base científica, como es el caso de la rusa, son en realidad espacios completamente deshabitados. Lo cual resulta curioso, porque en el hemisferio norte se rozan en ocasiones los 80ºC bajo cero, y sí se encuentran núcleos poblados.

El pueblo más frío del planeta.

Oimiakón es un pueblo al este de Siberia con condiciones tan inclementes, que las personas que construyeron la carretera que lleva a este lugar, murieron congeladas a las pocas horas.

Es un lado de Siberia tan extremo, que el invierno dura en ocasiones nueve meses, rozándose los 68ºC bajo cero.

En ocasiones, los congeladores rozan los 30ºC bajo cero, y con sólo introducir la mano unos instantes, nos quejamos. Ahora, ¿Te imaginas lo que debe ser vivir en Oimiakón? Porque sí, aunque parezca sorprendente, aquí viven unas 500 personas, una población habituada a estas temperaturas tan extremas.

ALEXANDER PLATONOV, 52, a retired teacher, dressed for a quick dash to the toilet. Most toilets in the town are long drops out on the street due to the difficulty of digging plumbing through the permanently frozen soil. Journey to Oymyakon, considered by many to be the coldest permanently inhabited settlement in the world. The village was originally a stopover for reindeer herders who would water their flocks from a thermal spring. Known as the "Pole of Cold" the town of 500 once recorded a temperature of -71.2. Average temperatures in January are -50c. PHOTO BY AMOS CHAPPLE / REX FEATURES **NORTH/SOUTH AMERICA OUT**

Los días en que el frío no es tan agresivo, es sobre el mes de febrero, cuando se alcanzan unos “aceptables” 17ºC bajo cero. No obstante, los que visitan solo por casualidad el pueblo de Oimiakón, dicen que aquí, duele incluso el respirar, pues se siente como si cientos de pequeñas agujas entraran por la garganta y perforaran hasta los pulmones.

Cuando se alcanzan los 50ºC bajo cero, las clases se suspenden y todo el mundo se queda en sus hogares.

También se dice, que en el momento en que se logra sacar un pez del agua, este se congela a los pocos segundos. La leche, por ejemplo, se reparte en bloques de hielo, y lo peor, sin duda es intentar tener agua corriente. Siempre está congelada.

Incluso te sorprenderá saber que en los colegios, sólo se utilizan lápices. ¿Por qué? La tinta de los bolígrafos siempre acaba congelándose…

REX_oymyakon_6_jtm_150120_25x16_1600

Leave a Reply

A+