View of a water drain in the surroundings of the "Buena Vista" copper mine, in Cananea community, Sonora state, Mexico on August 13, 2014, from which five days ago 40 thousand cubic meters of sulfuric acid leaked, seriously polluting the Sonora river. The chemical caused an orange stain along a 60-kilometer (37-mile) stretch of the river bordered by the towns of Arizpe, Banamichi, Vabiacora, Aconchi, Cananea, Ures and Hermosillo. More than twenty thousand people still remain without drinking water. AFP PHOTO/Hector Guerrero (Photo credit should read HECTOR GUERRERO/AFP/Getty Images)

ecocidio

 

Ciudad de México (10 de noviembre de 2015).- Los Comités de Cuenca Río Sonora,que se constituyeron el año pasado a raíz del derrame de 40 mil metros cúbicos de lixiviados de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi, documentaron con fotografías el escape de un líquido residual en un represo aparentemente irregular.

“Se desconoce si estas nuevas acumulaciones obedecen a una inundación por gravedad del represo aprovechando el cauce del arroyo El Jaralito, si se debe a una fuga de concentrados planeada o fuera de control en las instalaciones de Buena Vista del Cobre y/o cualquier otra causa”, detallaron los comités en un comunicado difundido el día de ayer.

Por lo anterior, los pobladores pidieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizar muestras, y en caso de constatar una violación a los derechos ambientales, que “se decrete al menos la clausura temporal de las obras y lo que sea adecuado para impedir que se siga inundando esa zona”.

A más de 15 meses del desastre ambiental -parte del cual tiene su origen en la negligencia de la empresa minera, filial de Grupo México-, los pobladores siguen amparados contra Buena Vista del Cobre por incumplir sus compromisos para remediar los daños ambientales.

El pasado jueves 5, un grupo de 50 académicos presentó los resultados preliminares de un estudio ambiental de más de 3 mil muestras en las cuencas sonorenses y dio a conocer la presencia de metales pesados en las aguas superficiales de la presa hermosillense El Molinito.

Fuente: Proceso.