Oswaldo Ríos Medrano

Este sábado se cumplen dos años de colaborar en Astrolabio Diario Digital, un proyecto periodístico al que le tengo profundo cariño y esta es la última columna que publicaré bajo su generoso auspicio.

Tengo ya casi cuatro años escribiendo columnas de análisis político de coyuntura en el estado y he tomado la decisión de dejar de hacerlo.

Quiero compartirles que esta etapa de mi vida estuvo llena de días intensos y apasionantes, de enormes aprendizajes y de gratificantes experiencias. Sobre todo, si consideramos que mi actividad profesional no es el periodismo y que, sin embargo, estos años como columnista me permitieron participar activamente en el debate público, el ejercicio de la crítica del poder y asumir el vértigo de izar la bandera de mis ideas.

¡Gracias de todo corazón a quienes acompañaron cada sábado esta entrañable aventura! No tengo palabras para expresarles el valor que tuvo para mí su amable lectura y la generosa difusión de mi columna cuando la recomendaban o compartían. Fueron ustedes, queridos lectores, el mayor aliciente y la mejor recompensa para escribir cada sábado sobre este terruño que queremos tanto. No tomen estas líneas como un adiós, sé que alguna vez volveremos a encontrarnos y caminaremos juntos, como siempre, al encuentro de un mejor destino.

No tengo sino palabras de agradecimiento para quien es el motor y guía de Astrolabio Diario Digital, me refiero por supuesto a Miguel Maya Romero, con quien me une una profunda amistad, cultivada a lo largo de casi dos décadas y con quien además comparto la convicción de que solo en el más implacable ejercicio de la libertad está el germen de la auténtica dignidad. Así entiendo la amistad, así entiendo la vida.

Gracias querido Miguel, por soportar a pie firme las embestidas que provocaban mis críticas y respetar escrupulosamente mi derecho de escribir lo que me diera la gana, no esperaba menos de ti, pero es justo reconocerlo, particularmente en estos tiempos marcados por el imperio de las complicidades y las comodidades.

Finalmente, la conclusión de esta etapa de mi vida no significa que me ausentaré totalmente del debate público, pues mantendré mi columna “La República de las Ideas” que se publica en un medio nacional, y por supuesto, seguiré expresando mi opinión y mi análisis sobre lo que pasa en San Luis del alma mía desde mi cuenta de Twitter. Ahí podremos encontrarnos.

Hora de guardar el Astrolabio.

Cada día es para siempre.

 

Twitter: @OSWALDORIOSM

Mail: [email protected]