Astrolabio

Eduardo Delgado 

El alcalde capitalino, Francisco Xavier Nava Palacios, ordenó el despido de Ana María Izquierdo Segura como empleada municipal por ser parte el grupo de panistas identificados con el diputado local Rubén Guajardo Barrera. Igual, por razones políticas, cesó a otros diez, estimó la afectada.

Este jueves, el líder estatal del Partido Acción Nacional, Juan Francisco Aguilar Hernández, le pidió al edil un informe “respecto de la violencia política y laboral”, de que fue objeto Ana María, al ser dada de baja de la plantilla de trabajadores del municipio.

En entrevista concedida vía telefónica, Ana María precisó que el cese le fue informado el pasado 26 de febrero en el departamento de Recursos Humanos, donde Eduardo Trejo -con un cargo en la Oficialía Mayor-, en presencia de un abogado, le dijo que la razón de su destitución fue “su cercanía” con Rubén Guajardo y derivada de “una instrucción de arriba”.

Ese día, aparte, se enteró que Xavier Nava anunció represalias contra los cercanos al congresista, pues por aquellos días estaban por resolverse en el Poder Legislativo si procedían o no un par de solicitudes de juicio político en su contra, una promovida por la ex oficial del Registro Civil Teresa Carrizales. 

“No sé si a manera de presión, respecto del sentido del voto de Rubén Guajardo, Xavier Nava ordenó mi despido”, sostuvo.

A su parecer tomó “una decisión muy visceral”, sin pensar en las consecuencias en su caso, como madre soltera, pero “lo más indignante fue que sus razones fueron políticas, no laborales”, enfatizó.

Además, apuntó, no ha sido la única despedida, pues “hay otras personas afectadas”, también identificados con el diputado Rubén Guajardo.

Al pedirle datos de los afectados, se comprometió a recabarlos para proporcionarlos a este portal de noticias, para enseguida contactarlos y pedirles información de sus casos. 

Todos, anticipó, fueron víctimas de las represalias del alcalde, quien “ve” en Rubén Guajardo un enemigo político y un panista no afín a su proyecto.

En su caso, comentó, estaba por cumplir cuatro años en el área jurídica de la Dirección de Catastro y Desarrollo Urbano, a cuya titular, Patricia Rodríguez Álvarez, le sorprendió su destitución, refirió la afectada.  

En aras de lograr su reinstalación, explicó, recurrió primero a instancias políticas, porque es panista e integra el comité albiazul en la capital y participó en la campaña “del señor”, dijo en alusión a Xavier Nava, este también miembro del comité presidido por Edgardo Jasso Puente, quien a su vez es asesor en la Contraloría Interna del Ayuntamiento. 

“Acudí a mi comité directivo y no obtuve respuesta del presidente Edgardo Jasso ni de Verónica Rodríguez”, deploró.

Enseguida demandó al Ayuntamiento en el Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, con el fin de lograr la revocación de su cese y el pago de salarios vencidos. Mientras se resuelve el litigio laboral, ella y su hija viven en casa de sus papás, quienes le han apoyado desde hace poco más de tres meses. 

Ana María dijo que lo único que le pediría a Xavier Nava es que valore su trabajo y que en función de ello decida su permanencia como servidora pública, de modo que “separe lo institucional del partido”, finalizó

A+