Antonio González Vázquez

Mientras que funcionarios de distintos niveles de gobierno minimizan el clima de inseguridad o afirman que San Luis no se ha descompuesto, los delitos de alto impacto se repiten con frecuencia devastadora: en los últimos 11 días han sido asesinadas tres mujeres.

Del 1 al 11 de diciembre se cometieron tres feminicidios; dos en Rioverde y uno en Matehuala. En Rioverde no está activada la Alerta de Violencia de Género, pero en Matehuala, sí.

Ayer por la tarde fue localizado el cuerpo de una mujer asesinada; sus restos, dentro de una bolsa negra que fue arrojada en un camino vecinal de la comunidad Los Anteojitos, del municipio de Rioverde. Sus familiares habían reportado su desaparición horas antes, luego de que salió por la mañana de su domicilio en el Barrio de Guadalupe y no se supo más de ella.

El 8 de diciembre pasado, entre las zarzas que crecen en el suelo polvoriento a la vera de un camino en El Capulín, una comunidad del municipio de Rioverde, fue abandonado el cuerpo de una mujer asesinada a golpes; en la espalda y vientre presentaba huellas de quemaduras. Unos lugareños vieron el cuerpo y llamaron a la policía. Reportaron que los restos presentaban signos de descomposición y que habrían pasado tres o cuatro días desde que le quitaron la vida.

Mientras que el día uno de este mes, una joven de diecinueve años de edad fue asesinada a golpes en el municipio de Matehuala. El cuerpo fue localizado en un inmueble en construcción en la calle 2 de julio; el velador de la obra descubrió el cadáver y dio a viso a la policía. La joven habría muerto por los golpes recibidos en todo el cuerpo y en la cabeza con un block de concreto; llevaba unos días desaparecida.

La última cifra oficial del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó al cierre de octubre 19 feminicidios, aunque en noviembre, según el seguimiento hemerográfico de este diario, se cometieron cuatro.