Astrolabio

 

Mayor ridículo, imposible.

 

Había un cómico regordete y harto simpático que tenía por nombre Capulina y tenía una frase de cierta celebridad en la televisión allá por los ignotos ochentas. Cuando le preguntaban sobre algo y se quería hacer el gracioso, respondía con un “no lo sé, no lo sé, puede ser, tal vez, a lo mejor, pero es que no lo sé” y así se la pasaba hasta que su compañero Viruta le daba un golpe para que se callara y dijera lo que sabía.

 

Estamos ante un gobierno con el síndrome Capulina. Primero nadie sabía nada del equipo de espionaje de 23 millones de pesos, luego sabían algo pero no era suficiente para estar seguros de su existencia, pero más tarde estaban seguros que si había equipo pero que nadie lo podía localizar y también, que ante tal pérdida ya de plano se había denunciado el caso como presunto robo.

En lenguaje capuleto del no lo sé, no lo sé, el gobernador Carreras confesó que él no sabía nada de eso equipo y que es más, ni sabía cómo se llamaba. De suyo, en una especie de discurso típico de Cantinflas, el secretario General de Gobierno Alejandro Leal se hizo bolas y dijo que sí y luego que tal vez y luego que no y luego que siempre sí existía el dichoso equipo.

 

Para el colmo del ridículo, el secretario Leal convocó a rueda de prensa para revelar que siempre sí estaba el equipo que se había denunciado, nadie sabía de su paradero. 24 horas antes, el secretario Leal había dicho que eso se estaba investigando.

Contradicción tras contradicción en el contexto de una denuncia sobre presunto espionaje al secretario de Finanzas, José Luis Ugalde. Un día dijeron una cosa y al siguiente otra totalmente diferente para terminar dando la impresión de que se trata de un gobierno desorganizado, y lo peor, desinformado.

Es categóricamente ridículo. Ni el secretario general ni el procurador de justicia tenían idea de que el equipo de espionaje seguía, desde su adquisición, en las oficinas de la Procuraduría y a disposición del grupo antisecuestro de la Policía Ministerial.

 

Ayer decíamos en este espacio que el caso hacía ver un gobierno de caricatura toda vez que el tema llama a risa, pero dado el reconocimiento del gobierno de que el equipo ni se ha perdido, ni se lo han robado ni lo usan otros que lo sea la policía, no hay otro calificativo sino del de ridículo.

Esta es la cereza del paste. El boletín de la rueda de prensa de la que puede ser una de las noticias más frívolas del año: “Misión cumplida, hemos encontrado el equipo de espionaje”.

 

PGJE CUENTA CON EQUIPO DE INTELIGENCIA AUTORIZADO POR LA COMISIÓN NACIONAL ANTISECUESTROS.

Desde el inicio de la administración se recibieron dos equipos de inteligencia que están operando dentro del marco legal de la Comisión Nacional Antisecuestros, para combatir este delitos, que por sus características y al sector en el que están asignados, son aparatos cuyos detalles técnicos e inversión están reservados por la propia dependencia federal, informó el Secretario General de Gobierno, Alejando Leal Tovías.

Por su parte, el Oficial Mayor de Gobierno del Estado, Elías Pesina Rodríguez, dijo que dichos equipos de inteligencia no están perdidos y se encuentran en el área correspondiente en la Procuraduría General de Justicia estatal, como lo establece la ley para hacer el trabajo de protección de la ciudadanía.

Leal Tovías, explicó se cuenta con dos equipos trabajando con la autoridad investigadora, uno de ellos se adquirió a finales de 2013 para atender las denuncias de secuestro y en 2014 se compró un segundo equipo como marca la ley, pero al probarlo por la autoridad no tenía las especificaciones necesarias y el proveedor no cumplió con lo que ofreció, por lo que se regresó y quedó disponible el recursos, con lo cual a finales del mismo 2014 se adquirió un nuevo.

Leal Tovías aseguró que la utilización de estos conjuntos se encuentra normada por la ley, y se efectúa en forma exclusiva hacia el combate del secuestro, para hacer los trabajos que requiere la protección de la ciudadanía.

El titular de la Policía Ministerial, José Guadalupe Castillo Celestino, reiteró que el uso de estos equipos es parte de un acuerdo nacional y que sólo se utilizan para combatir al secuestro, por lo que están permitidos por la ley.

Leave a Reply

A+