Por Victoriano Martínez

Adrián Esper Cárdenas, presidente municipal de Ciudad Valles, tardó dos años en percatarse de la injusta distribución del presupuesto estatal o –por alguna razón– en la recta final de su mandato se ha vuelto una bandera que ha decidido enarbolar con un estruendo en el que colocó en medio a los medios de comunicación de su municipio.

Al ser entrevistado después del Grito de Independencia la noche del martes, Esper Cárdenas calificó de chayoteros a los medios periodísticos de Ciudad Valles, aseguró que el gobernador Juan Manuel Carreras López los tiene comprados y les marcó el tema del que tendrían que hablar.

“El problema es que no te atacan al gobernador que se está chingando los 60 mil millones de pesos al año que no te manda nada a Valles, a eso es a lo que deberían estar avocados los medios aquí en Valles, no venirme a molestar”, les dijo exaltado.

Un estruendo tan impostado, que lo hace recurrir a la exageración en las cifras para lograr un mayor impacto.

De entrada, el presupuesto del estado para este año es de 50 mil 228 millones 93 mil 173 pesos y, de acuerdo con el informe financiero del segundo trimestre, para junio sufrió reducciones que lo bajaron a 49 mil 334 millones 745 mil 246.59 pesos.

Seguramente Ciudad Valles no recibe la parte proporcional que Esper Cárdenas reclama, pero de ahí a poder asegurar que Carreras López se está chingando los 60 mil millones de pesos hay un trecho que convierte la declaración en una afirmación no sólo efectista, sino temeraria, por la escasa posibilidad de que el alcalde vallense lo pueda demostrar.

El hecho de que Esper Cárdenas pueda acusar a los medios de chayoteros y comprados por la autoridad es posible por la viciada relación que existe entre el gobierno y la prensa. Una relación viciada en la que el propio alcalde vallense ha tomado parte y, por tanto, al advertirles que no reciban migajas del gobierno estatal pareciera preceder a una mejor oferta de su parte.

La manipulación de cifras por parte de Esper Cárdenas lo vuelve a colocar en una posición temeraria. “A ustedes les mandan migajas, migajas, hay medios en San Luis que reciben miles de millones”, le dijo a los reporteros la noche del 15.

El gobierno estatal presupuestó este año 82 millones 973 mil pesos que, con la reducción reportada al segundo trimestre, bajó a 77 millones 657 mil pesos. De acuerdo con el Programa Operativo Anual, al Ayuntamiento de Ciudad Valles previó para “renovación de contratos con prensa, radio y sitios Web” 9 millones 999 mil 996 pesos. Proporcionalmente un presupuesto mayor.

Gobierno del Estado no ha publicado los contratos con medios de este año, pero entre los firmados durante 2019, El Mañana de Ciudad Valles aparece con el cuarto monto más alto de los pagados por el gobierno estatal, sólo superado por lo que se le pagó a los periódicos El Sol de San Luis y Pulso y a la televisora TV Azteca San Luis.

Ni son migajas lo que reciben los medios de Ciudad Valles, ni pueden recibir miles de millones de pesos los medios de la capital, ni se puede estar chingando 60 mil millones de pesos Carreras López. Enarbolar una bandera por un reparto justo del presupuesto a los municipios con esa manipulación en los datos pone en duda la legitimidad del reclamo.

¿Qué le cuesta presentar datos precisos, con explicaciones claras que respalden fundadamente su demanda del reparto justo que exige y no desplantes estridentes en la víspera de iniciar su último año de gestión, como si el objetivo fuera en realidad otro?

No se pone en duda que el reparto del presupuesto sea injusto y que, al serlo, Ciudad Valles podría contar con mucho mejor infraestructura como afirmó en una entrevista que le realizaron este miércoles los medios a los que critica por no hablar del tema.

Tampoco se pone en duda que haya contratos del gobierno estatal con medios de Ciudad Valles que limiten el ejercicio periodístico y se impidan las críticas al gobernador Carreras López.

El control de los medios por la vía de paquetes publicitarios es un mal que no sólo aqueja a aquella región, sino que está generalizado, con casos burdos en la capital. Proliferan cada día más medios, sobre todo vía Internet, pero casi todos publican la misma información originada en el área de Comunicación Social del gobierno estatal… y de muchos gobiernos municipales.

Con facilidad, Esper Cárdenas podría documentar y señalar con cifras muy reales y verificables lo que pretende demostrar con sus exageraciones dramáticas y hasta histriónicas frente a los medios.

Se le podría tomar más en serio, sobre todo si explica por qué tardó dos años en levantar esa bandera con tanto ímpetu y deja ver una cierta intención que parece enfocar sobre el próximo proceso electoral.

“Vamos a presionar para que estos temas salgan a la luz de todo y en el próximo sexenio podamos llevar a cabo cambios que sí reestructuren la vida social de nuestra gente”, dijo Esper Cárdenas en la entrevista que le hicieron este miércoles.