Antonio González Vázquez

Algún día podría regresar la paz y la tranquilidad a San Luis Potosí, pero no será ahora, cuando la realidad arroja hechos repulsivos. En el último mes la entidad semeja un territorio baldío a merced de la violencia; tierra sin ley donde la muerte se hace presente a diario. Mientras las autoridades estatales y municipales dicen que están trabajando, los crímenes muestran lo contrario. Aquí la crónica mensual de ejecutados que Astrolabio Digital presenta cada mes desde el inicio de la administración de Juan Manuel Carreras López.

A unos metros de una estación de gas en la carretera San Luis Potosí-Matehuala, cerca del entronque al libramiento, agentes de la Policía Federal frustraron el robo que un presunto delincuente cometía a un tractocamión de carga. El sujeto, que iba armado, se opuso y fue abatido. Los hechos, poco después de las ocho de la mañana del 29 de mayo.

A eso de la una de la mañana de ese mismo día, en la colonia Las Flores, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, efectivos de la policía de esa localidad se enfrentaron con presuntos delincuentes y dieron cuenta de uno de ellos. Los oficiales habían observado un camión de carga con las puertas de la caja trasera abiertas y un vehículo estacionado al lado, en la calle Lerdo de Tejada. Se acercaron a revisar la situación y los presuntos delincuentes abordaron el vehículo para huir, por lo que se inició una persecución que concluyó en Las Flores, donde uno de los sujetos, al ser detenidos por los policías, disparó, y en respuesta fue liquidado.

Un hombre fue ejecutado en su propio domicilio y en presencia de su familia en El Refugio, municipio de Ciudad Fernández. Aproximadamente a las siete de la mañana del 29 de mayo, unos sujetos armados ingresaron a la vivienda de la víctima (quien era prestamista), en la calle Emiliano Zapata, y tras ubicar a su objetivo, le dieron un disparo en la cabeza.

Durante la madrugada del 31 de mayo, un hombre fue acribillado cuando atendía su puesto de hamburguesas en la esquina de Pedro Moreno y Pedro Montoya, en la capital potosina. Dos sujetos a bordo de una motocicleta pasaron por el lugar y lo asesinaron sin contemplaciones.

El cuerpo de un hombre ejecutado, meticulosamente encobijado, fue abandonado en un vagón carguero del ferrocarril. Como a las nueve de la mañana, el cadáver fue localizado por personal de vigilancia de Kansas City Southern que dio aviso a la policía. El vagón estaba detenido en el tramo de vías cercano al anillo periférico, donde el cuerpo fue recogido por el Servicio Médico Legal. Los hechos, el 31 de mayo.

Al interior de una vivienda ubicada en la calle Luis G. Medellín, de la colonia Pavón, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, fue localizado el cuerpo de un hombre asesinado. Quienes le quitaron la vida, como colofón, después le prendieron fuego. La víctima, un hombre de unos 36 años de edad. El cadáver, en parte carbonizado, fue descubierto por la tarde del 31 de mayo.

En tierras del ejido El Bazuche, del municipio de Tanquián, unos jornaleros ubicaron el cuerpo de un hombre. Era la una de la mañana del 1 de junio cuando dieron aviso a la policía. Horas antes, se había denunciado la desaparición de un hombre de 45 años de edad que, al final, correspondía con la identidad del cadáver localizado.

En la madrugada del 2 de junio, de la profanidad de un barranco en la comunidad de Pozuelos, fue rescatado el cuerpo de una mujer. A las nueve de la noche del 1 de junio la policía recibió la denuncia del hallazgo del cadáver. El difícil descenso a la barranca en el tramo de la carretera San Luis-Guadalajara, a la altura de Pozuelos, complicó el rescate, que concluyó en la madrugada. El Servicio Médico Legista reportó que se trataba del cuerpo de una mujer de unos 25 años de edad que no fue identificada, además de que ya presentaba signos de descomposición.

Un hombre fue asesinado por una mujer. Un crimen entre hermanos derivó de una discusión entre ellos en el fraccionamiento Valle Escondido, en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez. En el domicilio de la víctima, en la calle Valle del Lago, la diferencia entre ellos condujo a la mujer a atacar a su hermano con un pica hielo; las heridas le provocaron la muerte al desangrarse. Los paramédicos, al llegar al lugar de los hechos, encontraron al hombre, de 38 años de edad, ya sin vida. El suceso, poco después de las diez de la noche del 3 de junio.

Lo mataron de cuatro disparos. Su cuerpo, tendido boca arriba en el tendido de las vías del ferrocarril, al borde de un camino de la delegación de Bocas, en la capital del estado; el cadáver, que presentaba un disparo en la cara, no fue identificado. Sus restos los levantó el Servicio Médico Legista hacia la media tarde del 5 de junio.

A la entrada de una parcela cerca del periférico fue localizado el cuerpo de un hombre asesinado. La policía recibió alerta  por el hallazgo del cadáver en la colonia Condesa, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez. El cuerpo estaba junto a un enorme charco y vestía playera roja y short, no traía zapatos y, según las autoridades, presentaba severos signos de actos de tortura. La víctima no fue identificada, sus restos fueron localizados por la mañana del 5 de junio.

Unos minutos antes de las 10 de la noche del 6 de junio, hombres armados descendieron de una camioneta negra, se acercaron a un motociclista y lo acribillaron. El suceso, en la calle Puente de Calderón, de la colonia Ferrocarrilera, en la capital del estado.

En la avenida López Mateos, en la zona del Saucito, viajaban dos sujetos en una motocicleta. Al ver a un joven de unos 22 años de edad, hicieron alto y se dirigieron a él. Al verlos, intentó huir, así que echó a correr, pero enseguida lo alcanzaron y le dispararon en la cabeza. El crimen, por la noche del 6 de junio.

Ya cerca de la medianoche del 8 de junio, vecinos de la calle Vicente Guerrero, en la colonia 21 de Marzo, en la zona metropolitana de la capital y Soledad de Graciano Sánchez, los vecinos se alarmaron al escuchar detonaciones de arma de fuego. Avisaron a la policía y cuando oficiales de la Fuerza Metropolitana arribaron al lugar, encontraron el cadáver de un hombre que había sido abatido a tiros.

Su cuerpo estaba tumbado boca abajo a la orilla de un camino polvoriento de la comunidad de El Zapote, en Soledad de Graciano Sánchez. Presentaba heridas por actos de tortura y fue asesinado por ahorcamiento. La policía dio con el cadáver tras haber recibido aviso hacia la media tarde del 9 de junio.

Por la tarde de es mismo día, en la colonia Las Flores, de la capital del estado, mujeres armadas agredieron a una mujer. Jennifer  N, caminaba por la calle León García y al aproximarse a la Flor Silvestre, desde un vehículo de color azul, le dispararon y la dejaron gravemente herida. Aún con vida, fue trasladada al Hospital Central donde murió víctima de las lesiones. La policía reportó que, de acuerdo con testimonios iniciales, fue un grupo de mujeres quienes le dispararon.

Al amanecer del 14 de junio un joven fue asesinado en Soledad de Graciano Sánchez. Un joven no identificado tomó el camino que lleva de la comunidad de San José del Barro a la colonia Flores Magón cuando fue sorprendido por sus agresores, quienes le dispararon en reiteradas ocasiones. Su cuerpo quedó tendido sobre el camino de tierra, de donde fue levantado por las autoridades policíacas.

Corrían las primeras horas del 16 de junio en la colonia Valencia, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, y un adolescente, de 17 años, estaba conversando con unos amigos, estaba afuera de su casa y se detuvo ahí por un rato. De pronto, pasaron por el lugar a bordo de una motocicleta dos sujetos armados y le dispararon; el cuerpo quedó tendido a un lado de la acerca donde los vecinos habían plantado unas flores.

En la colonia Tercera Chica eran las cinco de las tarde menos quince minutos del 16 de junio cuando dos jóvenes a bordo de una motocicleta acribillaron a un hombre de 34 años de edad. Los vecinos llamaron a la policía y a la Cruz Roja. Habían escuchado disparos y estaban dos cuerpos derrumbados en la calle. Cuando llegaron las autoridades y los paramédicos, encontraron un muerto y un herido.

Un hombre de 28 años de edad fue asesinado al resistirse a un asalto en la colonia Genovevo Rivas Guillén, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez. Era el mediodía del 16 de junio cuando tres hombres empujaban un vehículo para hacerlo arrancar, de pronto se les acercó un joven de unos 20 años de edad que los amagó con un cuchillo mientras les exigía que le entregaran dinero y pertenencias; en respuesta, uno de ellos se lanzó contra el novel asaltante, el cual hirió gravemente a su víctima, quien murió horas después en el Hospital General de Soledad. 

Poco después del mediodía del 19 de junio, en la colonia Cactus, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, fue abatido a tiros un joven de 24 años de edad. Desde un taxi, los presuntos agresores cazaban a su víctima y, tras avistarlo sobre la calle Desierto de Atacama, lo abatieron con fusiles AR-15. Malherido, el joven intentó refugiarse en un condominio, pero ahí murió.

En un paraje de la periferia norte de la cabecera municipal de Ciudad Valles fue localizado el cuerpo de un hombre. Los restos correspondían, según la policía, a un empleado de la Delegación Valles de la Cámara Nacional de Comercio y de quien se tenía denuncia por su desaparición desde el 15 de junio. El hallazgo, por la mañana del 21 de junio.

Vecinos del fraccionamiento Rinconada, en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez, alertaron a la policía sobre el hallazgo de restos humanos cerca de una parcela por al zona del aeropuerto Ponciano Arriaga. En la mañana del 21 de junio, las autoridades de seguridad, al acudir a investigar, encontraron en un lote baldío un cráneo humano incompleto y otros restos óseos.

Gustavo tenía 34 años de edad cuando lo asesinaron afuera de su casa en la calle Josefa Ortiz de Domínguez, de la colonia Los Magueyes, en la capital del estado. Cerca de la medianoche del 22 de junio había salido de su domicilio y se recargó del muro principal, en eso, pasó por ahí un sujeto que se le acercó y le segó la vida con tres disparos de arma de fuego.

Al anochecer del 22 de junio, en la comunidad Cerrito de Varas Blancas, del municipio de Santa María del Río, una mujer fue asesinada por disparos de arma de fuego. La policía recibió aviso de la clínica de salud municipal que alertó que unas personas habían llevado para su atención médica a una mujer herida de bala, pero en cuestión de minutos falleció. La mujer, de 66 años de edad, había sido agredida presuntamente por su pareja, de 56 años de edad, quien luego del crimen fue aprehendido por la policía.

Un joven armado y con el rostro cubierto ingresó a un restaurante bar con el propósito de concretar un asalto. Era la noche del 23 de junio y en El Acueducto, sobre la Glorieta Hidalgo, en el municipio de Ciudad Valles, convivían los parroquianos. El presunto delincuente los amenazó pero enseguida uno de los presentes también sacó un arma y empezó un tiroteo. El civil dio muerte al asaltante, mientras que dos personas resultaron heridas.

En una vivienda de la calle Circuito de Olmos, de la colonia Puerta Real, en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez, fue ejecutado un hombre de 26 años de edad. Sus asesinos lo acribillaron en el interior de su propia casa cuando lo descubrieron descendiendo la escalera de la planta alta hacia la sala. El joven fue asesinado por dos hombres armados que entraron a la vivienda; sorpresivamente, la puerta principal estaba abierta y no desaprovecharon la oportunidad. Los hechos, a las seis de la tarde del 25 de junio.