autos

Ciudad de México, (31 de Marzo).- El Senado de la República pondrá este año a la venta 35 automóviles y camionetas de lujo que tienen un valor de factura de siete millones 277 mil pesos.

Según el Senado, mantener las unidades le resulta más onerosos, porque algunos requieren reparaciones que tienen costos superiores a sus parámetros permitidos o el mantenimiento les representa un gasto mayor, y con cuya venta espera obtener al menos cinco millones de pesos.

El Senado ya vendió hace unos meses un total de 15 automóviles y camionetas similares que le generaron ingresos por dos millones 414 mil pesos.

Actualmente, el Senado tiene un total de 135 automóviles, pero 100 son los activos y 35 están en la lista para ser vendidos este año.

Son cuatro camionetas y 31 automóviles de diferentes marcas; el modelo más antiguo es de 2004 y el más reciente de 2009.

El más barato de ellos tiene un valor de factura de 191 mil pesos y el más caro es una camioneta de 334 mil 900 pesos.

La venta de los vehículos será por licitación pública que comenzará a publicarse en unos días.

De la flotilla activa de cien unidades, el PRI tiene 14; el PAN, ocho; el PRD, seis; el Verde Ecologista, dos, y una el PT.

La Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política tienen 23 unidades; las oficinas técnicas y parlamentarias otros 14; los servicios administrativos 11; los servicios financieros tres; 11 son de servicios de carga y colectivos y siete de la flotilla de apoyo.

El Senado remata autos y camionetas

La venta será en una licitación pública; confía en obtener cinco millones de pesos de la enajenación.

El Senado de la República pondrá este año a la venta 35 automóviles y camionetas de lujo que tienen un valor de factura de siete millones 277 mil pesos, porque le resultan más onerosos de mantener, porque algunos requieren reparaciones que tienen costos superiores a sus parámetros permitidos o el mantenimiento les representa un gasto mayor, y con cuya venta espera obtener al menos cinco millones de pesos.

El Senado ya vendió hace unos meses un total de 15 automóviles y camionetas similares que le generaron ingresos por dos millones 414 mil pesos, de acuerdo con el reporte que el propio Senado hizo público en su página web.

Actualmente, el Senado tiene un total de 135 automóviles, pero 100 son los activos y 35 están en la lista para ser vendidos este año.

Son cuatro camionetas y 31 automóviles de diferentes marcas; el modelo más antiguo es de 2004 y el más reciente de 2009, que es el caso de un sedán.

El valor de factura de cada uno de ellos es superior a los 50 mil pesos, pero en la venta disminuye considerablemente el precio, pues entre las 15 unidades que vendió recientemente se observa que un automóvil Sentra de lujo lo vendió en 75 mil 444 pesos o una camioneta Charger por 93 mil 623 pesos.

En la lista del patrimonio del Senado se puede observar el valor de factura de los 35 automóviles que va a vender el Senado y suman un total de siete millones 277 mil pesos; el más barato de ellos tiene un valor de factura de 191 mil pesos y el más caro es una camioneta de 334 mil 900 pesos.

Puede observarse que un automóvil sedán como el que vendió en 75 mil 444 pesos hace unos meses tenía un valor de factura de 190 mil pesos; es decir, que el Senado deja a menos de la mitad del precio factura esas unidades que, sin embargo, tienen condiciones mecánicas difíciles que los convierten en onerosos.

Hasta hace unos años, el Senado vendía los automóviles que ya no usa por medio de una subasta pública, que se publicada en el segundo semestre del año y partía de un precio inicial; los participantes eran trabajadores del propio Senado o invitados de ellos, pero como la convocatoria era pública podía participar cualquier interesado.

Pero ahora se observa que la venta de los automóviles será por licitación pública que comenzará a publicarse en unos días más, e incluirá a los 35 automóviles y camionetas cuyo mantenimiento es oneroso para el Senado.

En el caso de 29 de esas unidades, el Senado explica que “por el alto costo invertido en su mantenimiento, se recomienda su baja y destino final por el costo beneficio que implica para la Cámara de Senadores” y en los otros seis casos dice que es “porque el costo de su reparación no autorizado por el Senado, se recomienda su baja y destino final por el costo beneficio que implica para la Cámara de Senadores.

De acuerdo con la explicación oficial del Senado, cada uno de estos automóviles es utilizado de manera eficiente; es decir, se tiene el número de unidades necesarias y se trata de darles el uso intenso.

De la flotilla activa de cien unidades, el grupo parlamentario del PRI tiene 14; el PAN ocho, el PRD seis, el Verde Ecologista dos y uno del Partido del Trabajo; además, la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política tienen un total de 23 unidades; las oficinas técnicas y parlamentarias otros 14; los servicios administrativos 11; los servicios financieros tres; 11 de servicios de carga y colectivos y siete de la llamada flotilla de apoyo.

Fuente: Milenio