Por Victoriano Martínez

El 5 de diciembre de 2018, el Frente Ciudadano Anticorrupción (FCA) realizó un encuentro en la sala Manuel Gómez Morín, del edificio Presidente Juárez del Congreso del Estado, en Vallejo 200, con representantes de varios municipios y los diputados como invitados para escuchar las denuncias que aquellos presentarían.

La sede del encuentro fue gestionada por la diputada Marite Hernández Correa. Varios diputados no estuvieron de acuerdo en que se facilitara un salón de la sede del Poder Legislativo a un grupo como el FCA. La mayor manifestación de rechazo provino del diputado Rolando Hervert Lara, hoy presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO).

“¿Cómo es posible que le presten mi casa a nuestros enemigos?”, fue el reproche que recibió Marcelina Oviedo, entonces oficial Mayor, de parte de Hervert Lara.

En términos del filósofo Enrique Dussel, Hervert Lara fue muy explícito en cortar la relación del ejercicio delegado del poder de la institución a la que tenía poco de haber ingresado con el poder político de la comunidad a la que no sólo debe representar, sino servir.

Hoy que ocupa la presidencia de la JUCOPO, Hervert Lara retoma con claridad aquella postura. “Queremos la casa limpia”, es la expresión con la que ratifica su visión patrimonialista y de divorcio con la sociedad.

Y trata de vestirlo con una retórica y presuntas acciones para hacer creer que usa con eficiencia el erario, al presumir que rescindió el contrato laboral de 22 trabajadores por honorarios, con lo que se ahorrará 400 mil pesos.

En contraparte, ratificó el contrato a 126 asesores (en la lista aparecen 127 porque uno fue contratado por partida doble, al aparecer en el número 37 y en el 89 de la lista del acta 50 de la JUCOPO), que costarán 3 millones 107 mil 496.71 pesos mensuales por lo que resta del año.

Es decir, el ahorro que presume es del 11.4 por ciento, muy similar al 10 por ciento de reducción salarial que se aplicaron en enero y que después repusieron sin registrarlo en actas por la vía de pago a asesores. Malabares propagandísticos para lograr la casa limpia… por donde pasa la suegra.

“En varias áreas operativas que creíamos que ya no era necesario tener tanta gente para hacer las labores que se tienen; si hay un titular, que se aplique”, afirmó. Sin embargo, entre los contratos aprobados el martes aparecen 31 para asesores en 12 áreas operativas que tendrán un costo mensual de 542 mil 496.71 pesos mensuales.

Como caso hasta cierto grado chusco, se autorizó la contratación de asesores hasta para los asesores: a la Coordinación de Asesoría y Secretariado Técnico –integrada por los asesores de base del Poder Legislativo– le autorizaron la contratación de cinco asesores.

Lejos de limpiar la casa de la representación popular que es el Congreso del Estado, Hervert Lara limpió la casa de la que se apropió con criterios que atienden más a los compromisos de agentes de colocación en los que se convierten, que a los requerimientos del servicio públicos que el Poder Legislativo debe prestar.

Y tan en su limpieza no deja de ver a la sociedad como sus enemigos, que Hervert Lara no tiene empacho en anunciar que reforzará el sistema de seguridad del Congreso del Estado: “no hay una protección como debe de ser, entra gente que no sabemos quién es”, expresa su temor el representante popular que, con esa expresión, se confiesa inseguro de su representación.

Si el manejo patrimonialista de los recursos del Congreso del Estado es tan claro que debe protegerse de la “gente que no sabemos quién es”, seguramente su aspiración es que llegue el momento en que las puertas de la sede de la representación popular de los potosinos estén abiertas únicamente “para Hervert Lara y sus cuates”.