Jaime Nava

El rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Manuel Fermín Villar Rubio, concluirá su periodo manteniendo la opacidad respecto al manejo de los recursos, concretamente, al sueldo que perciben él y sus familiares.

Un usuario de la Plataforma Nacional de Transparencia solicitó a la UASLP los recibos de pago de los meses de enero y febrero de Manuel Fermín Villar Rubio y dos de sus hijas: Sofía Villar Farias y Gladys Villar Farias, ambas, trabajadoras de la Universidad.

A pesar de que la petición expresamente requería los recibos, en su respuesta la UASLP le pidió que consultara los formatos correspondientes a la remuneración bruta y neta que por ley deben publicarse cada mes en la Plataforma Estatal de Transparencia. Además, se le adjuntó la captura de pantalla de uno de los archivos resaltando la percepción bruta (141 mil 170 pesos con 24 centavos) y neta (81 mil 899 con 45 centavos) del todavía rector.

La copia de los recibos solicitados no le fue entregada al peticionario, con lo cual no es posible saber si obtuvo otros ingresos por distintos conceptos como bonos y compensaciones. 

Para ocultar la información de los sueldos que perciben Sofía Villar Farias y Gladys Villar Farias, sin referirse directamente a ellas, la universidad argumentó que se trataba de “datos personales sensibles, en virtud de que a través de esta, puede dar origen a discriminación o un riesgo grave para este, así como dañar la privacidad, intimidad, dignidad y honor […]”.

Y, enseguida, le dijeron que “si las personas que refiere son servidores universitarios, puede consultar todas sus percepciones” en los formatos que le indicaron para el caso de Manuel Fermín Villar Rubio; sin embargo, al descargar los archivos y realizar la búsqueda, no se reportan los ingresos de ningún familiar del rector.

La opacidad ha sido una constante en los ocho años que Villar Rubio ha estado al frente de la UASLP, en noviembre del 2018, Astrolabio Diario Digital dio cuenta de un caso en el que la universidad utilizó una argucia legal para evadir entregar los recibos de nómina del secretario general, Anuar Abraham Kasis Ariceaga; aunque, después de un largo proceso, finalmente, la Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información (CEGAIP) los obligó a entregarlos

En 2016, también se documentó cómo la UASLP, mediante el Comité de Transparencia, emitió un acuerdo para no proporcionarle a un solicitante los documentos que comprobaran la fecha en la que fueron dadas de alta en la nómina de la universidad la esposa e hijas del rector. En esa ocasión, la institución reconoció que la información era pública, pero se argumentó que, como el solicitante mencionó los nombres en su escrito, dejaba de serlo.