Astrolabio

Angélica Campillo

La diputada Gabriela Martínez Lárraga aseveró que para los habitantes de las comunidades indígenas de la Huasteca es más importante la salud que la entrega de licencias y placas gratuitas, proyecto propuesto por el gobernador Ricardo Gallardo Cardona.

La legisladora refirió que la semana pasada realizó una gira por comunidades indígenas de la zona Huasteca, particularmente de los municipios de Tamuín, Ciudad Valles y Ébano, para revisar las condiciones en las que se encuentran los centros de salud.

Explicó que en el ejido Emiliano Zapata existen medicamentos caducados y tienen tres años sin doctor; en la Ceiba sí hay medicamentos, pero no hay médico que los recete a la población, y debido a que solo hay un consejero de Salud, únicamente puede dar paracetamol, por lo que advirtió que las demás medicinas se van a echar a perder.

La diputada del partido Redes Sociales Progresistas (RSP) apuntó que en la Cordillera Tének, pertenecientes a Ciudad Valles, también se encuentran sin doctor y sin enfermeras; en Ponciano Arriaga no cuentan con medicamentos y el doctor “aparece de vez en cuando”; en el resto de los centros de salud de las demás comunidades hay turnos, es decir, la gente no puede enfermarse después de la hora de salida del doctor, y las consultas únicamente son de lunes a viernes, “sábado y domingo no se pueden enfermar”.

Martínez Lárraga manifestó que todos los habitantes de dichas comunidades coincidieron en que no hay cosa más importante y prioritaria que la salud, “no hay nada más ni placas ni licencias ni parques Tangamangas ni fiestas ni bailes”.

Por último, agregó que la salud acaba con el patrimonio de cualquier persona, y la gente de aquellas demarcaciones de la Huasteca solo tienen lo básico para sobrevivir.

A+