Astrolabio

Por Victoriano Martínez

“Con motivo de la entrega-recepción del Gobierno de la Capital, esta sección está temporalmente fuera de servicio”.

El aviso aún amaneció este lunes en varios apartados del sitio Web del Ayuntamiento de San Luis Potosí, a pesar de que han pasado 11 días del inicio de su gestión y la actualización de la información que por ley debe ser difundida de oficio en su apartado de transparencia no cuenta con apartado en su sitio Web.

Si desde las cero horas del pasado 1 de octubre quedó claro que no se tomaron las previsiones para garantizar la continuidad en la garantía del derecho de acceso a la información pública de la ciudadanía, diez días después ya no sólo queda expuesta esa omisión, sino una suspensión de servicios que podrían ser considerados derechos adquiridos que no deben dar marcha atrás.

Las secciones sobre las que aparece el aviso de que se encuentran “temporalmente fuera de servicio” son “Trámites y Servicios”, “Predial y multas en línea”, “Facturación en línea” y “Visor Urbano”.

Las tres primeras, además de impedir que el Ayuntamiento cuente con una vía remota para obtener ingresos, le dificultan a la población los trámites y pagos que tiene que realizarle a la autoridad municipal. Un retroceso en la relación con la ciudadanía.

En el caso del “Visor Urbano”, como herramienta de consulta de información técnica y detallada sobre las actividades de las distintas direcciones del Ayuntamiento, entre las que destacaba el seguimiento a las quejas ciudadanas, la afectación a la relación con la ciudadanía incluye lo que fue un avance en materia de transparencia proactiva.

A once días de la actual administración municipal, su principal instrumento de interacción con la población está convertido en un mero boletín ampliado de promoción personalizada cuyo contenido se limita a destacar con un “no te lo pierdas” la imagen del alcalde con un hipervínculo a “Conoce a tu Presidente”.

Aunque existe un hipervínculo a las sesiones del Cabildo, en el apartado sólo aparece un recuadro con el aviso “la grabación de esta transmisión en vivo no está disponible”.

La administración actual aún no cuenta con apartado de Transparencia y en la Plataforma Estatal de Transparencia sólo ha publicado 50 de 144 formatos de información a los que está obligada a incorporar en los primeros diez días del mes, aunque en esta ocasión por cambio de poderes, la CEGAIP otorgó una prórroga de cinco días. Una tolerancia a la escasa vocación de transparencia.

La sección de Transparencia remite a un apartado denominado “Contabilidad Gubernamental 2018-2021” que remite a información de la anterior administración en la que, con algo de paciencia, se puede explorar y lograr encontrar información de algunas de las secciones hoy “temporalmente fuera de servicio”, aunque incompletas, como en el caso del “Visor Urbano”.

Aunque se puede consultar el visor, ya no es posible descargar en archivo Excel (datos abiertos) la relación de las quejas ciudadanas sobre cuestiones de comercio, de alumbrado, de aseo público, obras públicas y, sobre todo, de bacheo, en los que se podía consultar cuántas quejas habían sido atendidas y cuántas se encontraban en proceso.

“Ser un gobierno de calle, con un Alcalde caminante y con un equipo profesional, comprometido, cuyo trabajo será muy transparente“, fue el compromiso que en uno de los siete comunicados publicados hasta este domingo en el sitio Web expresó el alcalde Enrique Galindo Ceballos.

Bueno es que salga a la calle, que sea un alcalde caminante con un equipo profesional, pero no es para que se descuide el principal insumo de la relación gobierno-población: la información. Tanto con el aprovechamiento de una herramienta hoy indispensable como un sitio Web funcional que incluya servicios, como con el cumplimiento de las obligaciones de transparencia.

En sus primeros diez días, el trabajo de Galindo Ceballos al frente del Ayuntamiento está bastante lejos de ser “muy transparente” como prometió.

A+