Por Victoriano Martínez

En sentido estricto, el gobernador Juan Manuel Carreras López podría seleccionar entre Leticia García Torres, Xóchitl Martínez Calderón y Felipe Aurelio Torres Zúñiga a quien ocupe la titularidad de la Fiscalía Anticorrupción, a menos que considere que lo que dice la Constitución Política del Estado vale menos que su timing y sus cálculos políticos.

De acuerdo con algunas fuentes del Congreso del Estado, la terna para que los legisladores seleccionaran al nuevo fiscal la entregó el Ejecutivo el 12 de julio. Algunos diputados afirmaron que eso ocurrió realmente el 13 de junio. El diputado Rubén Guajardo, en un comunicado oficial del 14 de julio, informó que se había recibido la terna.

Si el documento llegó el 14 de julio, el día más reciente, este jueves se cumplieron 30 días de que Carreras López lo envió al Congreso. La Constitución Política señala un plazo de 30 días para que el pleno de los diputados decida el nombramiento o “el titular del Ejecutivo procederá a hacer el nombramiento de entre las propuestas”.

Se los comió el tiempo. Así lo reconoció el pasado martes el diputado Martín Juárez Córdoba, quien aceptó que este jueves venció el plazo legal para la elección del fiscal anticorrupción. A pesar de eso, anunció que en sesión extraordinaria el 27 de agosto se realizará la votación sobre la terna propuesta por Carreras López.

Lo que diga la Constitución no importa, dado que, incluso si se considerara el plazo constitucional en 30 días hábiles y no naturales, para el 27 de agosto también se habrá vencido. “Si fuera un periodo ordinario y no estuviéramos con pandemia, pues no habría problema de hacer una sesión presencial porque debe de ser por votación cedular”, justificó.

¡Bendita pandemia! El virus no sólo ataca a la salud, sino que también se le da el poder de anular disposiciones constitucionales… hasta hoy, por parte de los diputados.

En los próximos días le llegará el turno a Carreras López de reconocerle ese mismo poder al virus en tanto no haga valer la parte final del cuarto párrafo del artículo 122 BIS de la Constitución Política del Estado.

Los diputados podrán argumentar que retrasan el nombramiento para aprobar primero la reforma constitucional que dé autonomía a la Fiscalía Anticorrupción. No es algo que impidiera rechazar la propuesta de Carreras López, sino al revés: si realmente tenían esa intención bastaba con que rechazaran la terna en tiempo y emitieron un exhorto al Ejecutivo para esperar la reforma.

Ni la propuesta de la diputada María Isabel González Tovar, ni la del diputado Rolando Herbert Lara, modifican el procedimiento para el nombramiento del nuevo fiscal autónomo. Lo único que lograrían con la reforma así planteada sería que, igual que con el Fiscal General, los diputados nombrarían a un fiscal anticorrupción propuesto por Carreras López… con autonomía.

Si a los diputados se los comió el tiempo y aun así ignoran la Constitución y anuncian la continuación del proceso; si al gobernador le llega el turno de hacer valer otra disposición constitucional y también la ignora… ¿Qué garantía hay de que por una decretada autonomía constitucional para el fiscal anticorrupción con el mismo procedimiento no genere un nuevo fiscal carnal?

De poco servirá que se dote de autonomía a la Fiscalía Anticorrupción si se mantiene la misma ruta de acceso al cargo, con la responsabilidad del nombramiento en dos instancias que muestran su falta de respeto a lo establecido en la Constitución. Además ya está probada con la Fiscalía General que es una vía para que el Ejecutivo promueva a quien le garantice impunidad.

A los diputados se los comió el tiempo. Si persisten en actuaciones extemporáneas, es tanto como insistir en simular que ellos deciden y gobernador no les impone. Para Carreras López comienza a correr el tiempo. Cada día que pase demostrará que no le importa lo que diga la Constitución, con tal de compartir con los diputados la responsabilidad de su imposición, para que no parezca tanto.

Sea como sea que finalmente lo hagan, en tanto no se establezcan candados radicales a la posibilidad de un fiscal carnal, por mucha autonomía constitucional que decreten, si son dos instancias que muestran su falta de respeto al texto de la carta magna, todo son fuegos artificiales para retrasar, como lo ha hecho Carreras López todo su sexenio, un combate real a la corrupción.