Por Victoriano Martínez

Los actos anticipados de campaña son el pan de cada día con el que los políticos, que ven electores manipulables y no pueden ver ciudadanos, trabajan. Algunos lo hacen con una no tan discreta pero sí anticonstitucional promoción personalizada, pero desde hace cinco años la gallardía pasó de un manejo ostentosamente discreto a uno abiertamente cínico.

En 2014, Ricardo Gallardo Juárez se dedicó a realizar reuniones de proselitismo en casas particulares por todos los rumbos de la ciudad. A ellas se convocaba a los vecinos de varias cuadras a la redonda para que acudieran a escuchar “lo que don Ricardo quiere hacer en San Luis como ya lo hizo en Soledad”.

Los coordinadores pasaban casa por casa a entregar una pequeña tarjeta con la dirección donde se realizaría la reunión y la hora. El 14 de agosto tocó en el 240 de la avenida Lázaro Cárdenas, en El Paseo. Llegaban mujeres que urgían a otras para que regresaran a sus casas por copias de sus credenciales de elector “para que las anoten porque nos van a dar apoyos”.

A una persona se le ocurrió tomar una fotografía de la llegada de Gallardo Juárez. Más tardó en ver si había logrado la imagen que en lo que le llegó un par de guaruras para presionarlo para que la borrara. Uno lo fotografiaba y el otro le pedía que eliminara la foto que tomó.

Cuando aquella persona se acercó a Gallardo Juárez para reclamar por la actitud de sus guaruras, la respuesta fue un “échame la mano, ya ves que si se enteran en el CEEPAC me pueden sancionar”. El hombre estaba consciente de que violaba la ley, pero no le importaba… y como alcalde tampoco le importó.

Este miércoles circularon por redes sociales dos videos en los que Ricardo Gallardo Cardona realiza reuniones similares. Una en el barrio de San Miguelito y la otra en las Terceras. Desde hace tiempo se sabe de este tipo de reuniones, pero hasta ahora se conoce parte de lo que en ellas ocurre.

En los dos videos que circularon, Gallardo Cardona hace referencia a que en la pasada elección municipal “nos la robaron y nos robaron muy feo”, para enseguida anunciar que ganarán en la próxima.

“Hoy el camino es el partido verde, todos nos vamos a afiliar al partido verde”, pidió Gilberto Hernández Villafuerte, alcalde perredista de Soledad de Graciano Sánchez, en las Terceras, para enseguida dar la palabra a Gallardo Cardona.

El hoy diputado federal agradeció “a todos los coordinadores que están aquí, mil gracias porque sin ellos no pudiéramos estar aquí con ustedes”. Como en 2014, seguramente los coordinadores también trabajan en la integración del padrón de futuros beneficiarios a quienes desde ahora les piden copia de su credencial de elector.

“Esto se trata de algo que ustedes saben que tenemos que hacer, que es ganar, vamos a ganar, estoy convencido que vamos a ganar, estoy convencido que nos robaron las elecciones pasadas, aquí todos completitos votaron por Gallardo, nadie votó por Nava y qué casualidad que en las urnas aparecieron votos de Nava. Danos chance, de favor apaga ese celular…”, y el video termina.

La petición a quien grabó el video deja ver en Gallardo Cardona una leve preocupación por que la autoridad electoral se entere, como en 2014 la tenía su padre. Se sabe violador de la ley, pero no le importa. Y como ya sabe que no pasa nada, se conforma con haber parado la grabación para continuar su discurso abiertamente proselitista.

El ejemplo más reciente de la impunidad en este tema está en la omisión por parte del Congreso del Estado, el pasado 4 de agosto, al retirar el dictamen de las comisiones de Gobernación y de Justicia que atendía la resolución del Juez Octavo de Distrito de sancionar a Gallardo Juárez por promoción personalizada con su informe de actividades como alcalde fuera del periodo que la ley permite.

Una impunidad que abre ampliamente la puerta a un cinismo que atenta contra la dignidad de los ciudadanos, a quienes degrada a un clientelismo electorero que además viola la ley, reforzado por una pasividad cómplice de quienes integran el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana.

Video tomado de ‘El Candidato MX’.