Por Victoriano Martínez

El Instituto Potosino de Ciencia y Tecnología (IPICYT), a través de Felipe Barragán Torres, investigador Cátedra-Conacyt, calificó como “una gran noticia” que los estudios de factibilidad de la UNAM para la declaratoria de Área Natural Protegida para la Sierra de San Miguelito se hayan ampliado a más de las 63 mil hectáreas que originalmente contempló el dictamen de ese Instituto.

Barragán Torres señaló que en su estudio técnico de factibilidad consideraron fundamental proteger cerca de 63 mil hectáreas, que es toda la zona abrupta de la Sierra, que fue una extensión que contempló como base el límite de la vegetación natural (arbórea o arbustiva). 

“Actualmente, con los estudios de factibilidad que está coordinando la UNAM para proteger toda la Sierra, pero ahora, con una categoría Federal, se puede apreciar que la superficie propuesta para ANP se incrementa a más de 63 mil hectáreas, lo que sin duda es una gran noticia porque se busca ampliar la zona de amortiguamiento”, expresó.

A través de un comunicado y en un video difundido a través de YouTube, Barragán Torres mencionó que la ampliación del área a proteger permitirá que las partes más conservadas de vegetación en la Sierra de San Miguelito queden mejor protegidas, aunque no mencionan en cuánto se amplío el área a proteger.

En el estudio técnico original del IPICYT se contemplaban 63 mil hectáreas que dejaban fuera de la protección la superficie de dos mil 69 hectáreas en la que se pretende construir el desarrollo urbano que se denomina Proyecto Cañadas.

Barragán Torres dijo que en la Sierra existen especies de flora y fauna indispensables como el Águila real, murciélagos, escarabajos, hongos, y otros, además de que un gran tema son los servicios fundamentales que le prestan a los potosinos los ecosistemas que la componen.

“Son captación y filtración de agua, sumidero del carbono que se origina por todas las actividades de la ciudad, y porque gracias a la Sierra se puede mantener una amplia diversidad de plantas y animales en su ambiente natural”, mencionó.

Indicó que la División de Ciencias Ambientales del IPICYT continuará programas de investigación para reconocer a fondo la biodiversidad y los procesos ecológicos de esta importante área que sirve de protección ecológica para la ciudad.

Señaló que tras los estudios de la UNAM para la ANP se iniciará la labor de socializar la propuesta con los habitantes de la Sierra y sus alrededores.

“Tenemos en la Sierra una gran oportunidad de estrechar vínculos importantes con los habitantes de dicha región, ya que creo que juntos podemos generar una co-participación y lograr que todas las estrategias de conservación provengan de los mismos habitantes, quienes son los grandes conocedores de la Sierra”, dijo.