Astrolabio

Antonio González Vázquez

Sin consultar a los habitantes del Saucito y sin presentar un solo proyecto técnico, el ayuntamiento de la capital se propone construir un puente subterráneo en Fray Diego de la Magdalena, lo cual pondría en grave riesgo la iglesia del Señor de Burgos que está catalogado como patrimonio histórico. La gente no está dispuesta a permitirlo y anuncian que recurrirán a todas las medidas legales que sean necesarias para detener la obra.

Un grupo de vecinos del Saucito conversaron con Astrolabio para denunciar que el gobierno municipal de Ricardo Gallardo Juárez pretende imponer una obra que no es necesaria.

Pero lo más grave, dijeron, es que la construcción de ese paso a desnivel atentaría de manera especial el patrimonio cultural tangible e inmaterial. La riqueza cultural e histórica de la zona que puede resultar afectada está a la vista de todos: la iglesia que tiene con 198 años de historia y el antiguo cementerio.

El movimiento de vecinos de No al Paso a Desnivel cuenta ya con cientos de firmas de apoyo, no obstante, el ayuntamiento no ha considerado eso.  En cambio, ha respondido de manera amenazante contra las personas que se han opuesto a una obra considerada como inútil e innecesaria.

Por ejemplo, a algunos comerciantes, les han amenazado ya que si no aceptan la obra no les renovarían permisos o licencias.

Uno de los puntos de oposición, es el hecho de que causaría un daño muy grave a la iglesia. Pero antes de eso, documentan los vecinos, de acuerdo con un oficio del Instituto Nacional de Antropología e Historias, se acredita que esa parroquia “es considerado como Monumento Histórico”, según lo señalado en el artículo 36 de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos”.

En razón de ello, el ayuntamiento de la capital estaría obligado a solicitar las autorizaciones correspondientes, así como los estudios y dictámenes técnicos al Instituto para respaldar la viabilidad de la obra. Nada de eso ha hecho el municipio.

Por el contrario, el pasado día siete de febrero el alcalde Ricardo Gallardo acompañado “de muchos acarreados de otras colonias como Tercera Grande y Los Magueyes”, llegó al Saucito a dar el banderazo de salida de la obra.

Destaca el hecho de que la autoridad municipal no cuenta con el proyecto de la obra y no existen dictámenes técnicos en materia hidráulica, del suelo y ni siquiera estudios socioeconómicos.

En una reunión con personal de Obras Públicas y de Protección Civil les exhibieron una presentación en documento electrónico de lo que podría ser una simple maqueta, pero ningún estudio técnico.

Los vecinos anuncian que no van a permitir que la obra se realice y urgieron al ayuntamiento a buscar alternativas viales para la zona, pero que éstas no pasen por encima de la historia del Saucito ni sea pisoteada su historia, su cultura y su gente.

A+