malos-habitos-de-belleza-daninos-paty-cantu

1. Blanqueamiento casero

Si preguntas a tu dentista te dirá que este tratamiento no es la mejor idea, sobre todo si lo haces demasiado seguido y sin supervisión de un experto. Acude con un profesional para no desgastar el esmalte, sensibilizar tus nervios e incluso propiciar caries.

2. Dietas extremas

Bajar de peso es ambición de medio mundo pero, si exageras te puede ir fatal. Te recomendamos que no te obsesiones, acudas a un nutriólogo y lo consultes muy de cerca con un profesional.

3. Capas de maquillaje

Si durante el día te maquillas una y otra vez sobre una y otra capa, esto seguro tapa tus poros y hará que tengas muchas imperfecciones. Si necesitas maquillarte de nuevo, hazlo desde cero.

4. Exfoliación

No lo hagas diario ni con un exfoliante muy fuerte. Los riesgos son desgastar de más la piel, favorecer las arrugas, desgastar tu cutis y sentir una resequedad e irritación extremas.

5. Dormir maquillada

Por más flojera que te dé, este hábito es de los más dañinos para tu piel. Deja que tus poros respiren y tu piel descanse con un buen ritual de desmaquillante.

6. Quitarte granitos

Sabemos que pocas cosas dan tanta tentación como apretarte ese granito pero hacerlo tal vez sólo lo empeore y te deje una fea marca.

7. Rasurarte

Siempre es mejor depilarte para que no te salgan más vellitos. Entre más te rasures estarán más gruesos y tu piel se resecará mucho más.

8. Bombear el rímel

No saques y metas rápidamente el cepillo; esto hace que entre aire al rímel y favorece la aparición de bacterias dentro de tu maquillaje.

9. Usar muchos productos

Si te pones demasiadas cremas o muchos tratamientos en la piel, cabello, etc. los ingredientes de estos productos podrían perder su efecto al combinarse con otros. Por otro lado, tu cuerpo podría sobre saturarse de ingredientes y no absorberlos por completo.

10. Abusar del calor y los tintes

Tu cabello es muy propenso a maltratarse. Teñirlo muy seguido y no usar protectores para el calor definitivamente lo volverá muy débil y quebradizo. Asegúrate de rehabilitarlo y cuidarlo constantemente.