Astrolabio

  • Un presidente que llegó con un discurso de moralidad pública muy importante no puede apoyar a alguien como Ricardo Gallardo, dice
  • Sería interesante pensar qué haría Salvador Nava si fuera presidente

Por Victoriano Martínez

“El Obradorismo antes era mucho más eso, era un instrumento de la sociedad como movimiento. Cada vez está siéndolo menos”, lamentó Hernán Gómez Bruera, en una entrevista que derivó en conversación con Manuel Nava Calvillo, vocero del Frente Ciudadano Anticorrupción, quien completó la idea: “porque se vuelven la burocracia de los partidos”.

El viernes 25 de junio, Gómez Bruera presentó aquí su libro AMLO y la 4T, una radiografía para escépticos. Previo a la presentación, se realizó la entrevista para Astrolabio Diario Digital, en una conversación en la que, al final, se contó con la intervención de Nava Calvillo, quien acompañaba al entrevistado.

Gómez Bruera expresó que, tras el resultado de las elecciones del 6 de junio, comparte y entiende la sensación de agravio y traición por parte de la 4T entre algunos potosinos porque resulta lamentable que Morena incurra en una especie de pragmatismo radical que, aunque necesario también resulta inexplicable.

“Hay ciertas formas de pragmatismo que cuando se ponen en práctica hacen peligrar el propio proyecto político. Entonces, pues yo si entiendo que un potosino se sienta indignado y tenga dudas sobre si seguir apoyando o no el proyecto obradorista, o sea, sí lo puedo entender”, dijo.

No obstante, consideró que en el nivel nacional se vive un momento político más importante e interesante de nuestras vidas sin precedentes para la generación actual en el que hay una sensación de que el cambio político es posible.

“Lamentablemente pues esto implica una serie de negociaciones con muchos actores políticos y uno de esos pues es el Partido Verde, que es un partido rémora, un partido parásito, corrupto que hoy tiene el poder de chantaje, un poder de chantaje muy fuerte sobre este gobierno, y de este partido depende en gran medida que se logre o no una mayoría en el Legislativo

“Entonces es muy dramático que en ese intercambio político, se tengan que sacrificar causas y banderas tan importantes. Un presidente que llegó al poder con un discurso de moralidad pública muy importante y de ser distinto que los políticos tradicionales y etcétera, etcétera, pues no puede apoyar a alguien como Ricardo Gallardo”, aseguró.

Consideró la necesidad de negociaciones con actores como el PVEM como una práctica necesaria e inevitable que forma parte de la lógica del poder, del sistema político que se tiene para lograr la gobernabilidad y hacer posibles, en este caso, los cambios que promueve la 4T, aun tenga que dejar en parte de lado la proclama de ser diferentes.

“Lo que veo de esperanzador en Morena es que no se ha corrompido tanto, digamos, sí, o sea, es una lectura quizás un poco cínica pero cuando optamos por un partido político para que nos gobierne, decidimos entre inconvenientes. Elegimos al menos peor, de alguna forma”, expresó.

Con Manuel Nava Calvillo como testigo y ante la alusión a que el doctor Salvador Nava Martínez no cedía ante las condiciones que le trataban de imponer los partidos políticos, Gómez Bruera comentó cual cuestionamiento al hijo del líder civilista:

“Sería interesante pensar qué haría Salvador Nava si fuera presidente y si no reproduciría algunas de esas prácticas, porque cuando eres presidente y tienes que hacerte cargo de la gobernabilidad de un país, de una u otra forma tienes que tranzar con algo de tus valores, algunos para quizás promover otros, no sé”.

“A nosotros nos decían los intransigentes. No… Nava no negociaba”, respondió tajante Nava Calvillo, y recordó que al no tener el tipo de acuerdos partidistas orientados por el pragmatismo, la defensa civilista tenía como principal bandera la intransigencia total.

“Por eso no, en esos valores y principios no. Por eso para mí, es que creo que aquí la dirigencia de Morena acabó con la esperanza de lo que Morena podría haber sido aquí”, dijo.

Gómez Bruera insistió en que la política de pronto es encontrarse con situaciones complicadas que exigen decisiones pragmáticas, lo que explica que no todos tengan estómago para la política porque todos los políticos mienten y necesitan saber mentir, unos más que otros.

“El problema con la 4T es que no está habiendo movilización social, podría ser diferente si ahora, yo se las devuelvo a ustedes potosinos, ¿por qué no están tomando las calles?, ¿por qué no están exigiendo?, ¿por qué no hay un movimiento social exigiendo que Gallardo no asuma la gubernatura?, ¿por qué no fueron a plantarse afuera de Palacio Nacional para exigirlo?”, cuestionó.

Señaló la necesidad de que la sociedad también tiene que organizarse y para que haya una transformación real porque cuando causas progresistas ocupan espacios de poder y hay capacidad de movilización social ambos se pueden aliar para promover los cambios.

“Este presidente no ha querido tomar las calles, no ha querido usar la movilización para promover causas y tampoco la sociedad se ha organizado para ello”, dijo.

Tras considerar acertada la observación de Gómez Bruera, Nava Calvillo consideró que la situación planteada es la muestra de que el sistema político mexicano está en crisis, igual que los partidos políticos, los órganos electorales, los medios de comunicación, y la sociedad misma.

“No ha sido capaz de generar una indignación y luego transformarla en una organización. Esa para mí es la clave. Con Nava, él podía canalizar la indignación, tenían la confianza en el líder y por eso podían participar”, expuso.

Enseguida narró un episodio relacionado con la participación de Salvador Nava Martínez como candidato a gobernador por la alianza PAN-PRD-FCP-PDM en 1991 y la intransigencia de someterse a la lógica de los partidos políticos.

“Fernández de Cevallos en el 91 le dice –yo estaba presente–

Doctor, -para efectos de poderle conseguir la alianza PAN-PRD-FCP-PDM por favor firme el documento de los principios del PAN.

“Y le dice Nava a Fernández de Cevallos.

Discúlpeme, licenciado, yo nunca he sido panista, si ustedes me quieren aceptar como su candidato, enhorabuena, si no, no firmo nada.

Es que nos facilitaría mucho…

Por eso, no puedo ser eso, no puedo ser artículo de fe de algo que yo no comparto. Si así les gusto, bien…

Tras la anécdota, Hernán Gómez Bruera concluye:

“La única posibilidad de transformar un país, una ciudad, es desde la propia sociedad. Y los políticos tienen que ser instrumento de la sociedad, no al revés. Cuando la sociedad es instrumento de los políticos, ya valió madres. Y yo creo que el Obradorismo antes era mucho más eso, era un instrumento de la sociedad como movimiento. Cada vez está siéndolo menos”.

Manuel Nava Calvillo completa:

“Porque se vuelven la burocracia de los partidos y salen gentes como el mismo Delgado, o como Ricardo Monreal, que bueno, son males necesarios dices tú, pues sí, porque la política necesita gente como eso, pegadores y tal, lo entendemos, pero no pensamos que sea correcto que nos carguen el pato a nosotros”.

Y San Luis Potosí sigue en la antesala de la posibilidad de que Ricardo Gallardo Cardona asuma la gubernatura el próximo 26 de septiembre.

A+