Astrolabio

Antonio González Vázquez

A eso de las once de la mañana del día siete de febrero, Ricardo Gallardo llegó al Saucito a poner en marcha los trabajos de obra de Fray Diego de la Magdalena, pero la ceremonia derivó en fracaso. Una joven se abrazó a una perforadora de concreto que empezaba ya a horadar el pavimento. Al mismo tiempo, exigieron al operador de la máquina “o la paras o te quemamos con todo y máquina”.

Ese día, los colonos del Saucito pararon la obra que hasta el momento sigue detenida porque el ayuntamiento dio un plazo a la gente para que acepte el puente a desnivel: cuando terminen las fiestas patronales vamos a regresar, les dijeron.

Y es este lunes doce de marzo cuando el municipio gallardista regresará a empezar una obra que la gente no quiere y no ha solicitado.

“Ese día les paramos la obra. No nos avisaron nada, en la Junta de Mejoras habían dicho que cuando empiecen los trabajos les anunciamos, pero no fue así, el siete de febrero llegó el alcalde acompañado de gente de otras colonias, no eran vecinos de aquí, incluso algunos eran provocadores”, cuenta uno de los vecinos que participó en la movilización en contra del puente gallardistas.

Pero nosotros no vamos a permitir que esa obra se haga, dice otro colono al tiempo que recuerda que el Saucito tiene una enorme riqueza cultural e histórica que debe ser protegida.

A las fiestas pastorales viene gente de otros estados, se hacen peregrinaciones de muchas colonias, los bailes y danzas son patrimonio artístico, la imagen del Señor de Burgos va a cumplir 200 años; hay toda una estela de tradiciones y costumbres en torno a la iglesia y al santo patrono.

Y agrega: no vamos a permitir de ningún modo que vengan a construir un puente que significaría un riesgo latente para una iglesia que tiene problemas estructurales por su antigüedad.

Otro colono dice que donde se pretende construir el puente, es decir, desde el antiguo panteón hasta después de la iglesia, hay corrientes de agua, pero esa área también es zona donde desembocan las corrientes de varias calles. No es posible cavar ahí, asegura.

Además, afirman, El Saucito no es una colonia o barrio más en la ciudad, es una zona con mucha historia y nosotros como sus habitantes la tenemos que defender: No hay necesidad de lastimar al Saucito.

Es más importante hacer obras para rehabilitarlo; por ejemplo, las calles o el alumbrado, pero una cosa es rehabilitar y otra es destruir. No estamos en contra de la “modernidad” ni del “progreso”, pero hay que hacer cosas que sean útiles, dice otro que confía en que las autoridades municipales escuchen y no insistan en imponer nada en contra de la voluntad de la gente.

En un muro del atrio de la iglesia pegaron un mensaje junto a documentos del Instituto Nacional de Antropología e Historias. Es un mensaje que estaría dirigido al alcalde Gallardo:

La ciudad no es tuya, es de quien la habita, no te permitiremos hacer tu cochina construcción… no permitiremos que nos perjudiques en nuestros comercios! No permitiremos que pongan en riesgo a nuestra ciudadanía.
Primero pasarás por nuestro cadáver, pero no permitiremos esa porquería de puente comprimido.
Si lo haces por robar dinero, róbatelo, pero no nos perjudiques…

Es la advertencia.

A+