El presidente del Senado, Miguel Barbosa Huerta, y Sylvia Schmelkes, consejera presidenta del INEE, durante la entrega del Informe 2015 Los Docentes en México.
El presidente del Senado, Miguel Barbosa Huerta, y Sylvia Schmelkes, consejera presidenta del INEE, durante la entrega del Informe 2015 Los Docentes en México.

Ciudad de México, (10 de Abril).- El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) reveló que la crisis educativa del país nace en las escuelas normales, pues tres de cada cinco que estudian para ser profesores, es decir 78 mil jóvenes, provienen de familias cuyos ingresos económicos están por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

De acuerdo con el Informe 2015 Los Docentes en México, entregado al Senado, 60% de los egresados de las escuelas normales del país carece del perfil idóneo para ser maestro.

Acompañada por todos los integrantes de la Junta de Gobierno del INEE, Sylvia Schmelkes, presidenta del instituto, solicitó a los senadores crear programas de apoyo económico para jóvenes de las normales.

“Estos alumnos vienen de sistemas educativos más deficientes, probablemente de una escuela indígena o de una escuela rural pequeña o de un curso comunitario, de una telesecundaria, de un telebachillerato; entonces, tienen mayores dificultades para el éxito académico dentro de las normales.

“Recomendamos que no solamente sea la beca académica, sino también programas propedéuticos y de refuerzo, de apoyo durante el tiempo que están estudiando para evitar que se tengan que ir y para lograr que sus resultados sean los adecuados, que pasen el examen de admisión de ingreso a la docencia”, planteó.

59% de jóvenes normalistas vive en pobreza

Para mejorar la calidad de la enseñanza hay que atender la preparación de los maestros, destaca el instituto.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) mostró al Senado que la crisis educativa del país nace en las escuelas normales, pues 59% de quienes estudian para ser maestros; es decir, 78 mil jóvenes, provienen de familias cuyos ingresos están por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Frente a esta realidad, el INEE solicitó de manera formal al Senado que se creen programas de apoyo económico para estos jóvenes.

De acuerdo con los datos más recientes del Coneval, la “línea de bienestar mínimo” se basa en el valor de la canasta alimentaria, que para febrero, para las zonas urbanas fue de mil 268.05 pesos máximos y en las zonas rurales de 887.50 pesos máximos al mes, lo cual implica 42.2 pesos diarios en las urbes y 29.50 pesos diarios en las zonas rurales.

Así, se observa que estos 78 mil jóvenes normalistas, del total de 132 mil 205 que estudian para ser profesores, provienen de familias que viven con menos de dos dólares al día, en las zonas rurales y menos de tres dólares al día en las zonas urbanas.

Ayer, acompañada por los integrantes de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes entregó al Senado elInforme 2015 Los Docentes en México, que revela las condiciones de retraso que viven los aspirantes a convertirse en profesor frente a grupo.

“Encontramos que los normalistas son en su mayoría mujeres y 59% procede de familias cuyo ingreso se encuentra por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Coneval.

“Esto es especialmente cierto entre los jóvenes que ingresan a la licenciatura en Educación Intercultural Bilingüe, que son en su gran mayoría maestros indígenas o estudiantes indígenas”, precisó ante los senadores de todos los partidos, encabezados por el presidente del Senado, Luis Miguel Barbosa, y el presidente de la Comisión de Educación, Juan Carlos Romero Hicks.

De esta forma, los egresados de las escuelas normales registran carencias en su formación, pues sólo tres de cada cinco de ellos tiene el perfil idóneo para ser maestros.

Al provenir de familias por debajo de los niveles de bienestar, “estos alumnos tienen dificultades para acceder, para aprender, son digamos alumnos frágiles en el sentido de que cualquier cosa que pasa en la familia pues tienen que dejar de estudiar”, explico en breve entrevista la consejera presidenta del INEE.

“Estamos proponiendo que a estos alumnos se les apoye económicamente de manera que se les identifique bien y puedan tener aquel respaldo necesario como para disminuir la fragilidad de su presencia en las normales, pero nuevamente no es todo la parte económica.

“Desde luego estos alumnos vienen de sistemas educativos más deficientes, probablemente de una escuela indígena o de una escuela rural pequeña o de un curso comunitario, de una telesecundaria, de un telebachillerato, entonces tiene mayores dificultades para el éxito académico dentro de las normales.

“Por eso recomendamos que no solamente sea la beca académica, sino también programas propedéuticos y de refuerzo, remediales y de apoyo durante el tiempo que están estudiando para evitar que se tengan que ir y para lograr que sus resultados sean los adecuados, y que pasen el examen de admisión de ingreso a la docencia”, planteó.

Schmelkes explicó a los senadores que este estudio define por primera vez en la historia de México el perfil de los docentes de la enseñanza, que se forman en escuelas que no les proporcionan los conocimientos suficientes.

“Porcentajes muy cercanos o superiores a la mitad de los alumnos obtienen resultados insuficientes en los exámenes que se aplican a la mitad de la carrera y nuevamente al término de la carrera, lo que nos indica que no están siendo adecuadamente preparados para ejercer la docencia.

“Las normales no son las únicas instituciones formadoras de docentes. La Universidad Pedagógica Nacional tiene 76 unidades y 208 subsedes académicas” y “los puntajes más bajos en esta evaluación de ingreso los obtienen sorpresivamente los egresados de la Universidad Pedagógica Nacional, ya que 73.1% de ellos resultó no idóneo para la docencia”, explicó Sylvia Schmelkes.

También informó a los senadores que la desigual distribución de los salarios docentes afecta de manera visible a los maestros indígenas, quienes no solamente perciben menores ingresos, sino que además se enfrentan a mayores dificultades en su ejercicio profesional, debido a las desfavorables condiciones de las escuelas en las que prestan sus servicios.

Diputados buscan más inversión

Para fortalecer las escuelas normales y cubrir el déficit de maestros, como lo plantea el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), se requiere invertir recursos y contratar docentes con el perfil adecuado para formarse afirmó el coordinador del PRD, Miguel Alonso Raya.

“Lo que recomienda el INEE es que deben fortalecerse las normales y eso implica invertir recursos y contratar maestros con el perfil adecuado para la formación de los nuevos docentes”, sostuvo.

En el informe de Resultados de la Evaluación del Sistema Educativo Nacional 2014, que el INEE entregó en la Cámara de Dipuados, se señala la necesidad de fortalecer las normales.

Raya puntualizó que están obligadas la Cámara de Diputados, la Comisión de Presupuesto, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a tomar el diagnóstico del INEE, a fin de presupuestar en función de eso.

“Se trata de detectar dónde están las debilidades del Sistema (Educativo Nacional), dónde están las fallas y cómo corregirlas y eso implica dinero y personas calificadas”, destacó.

Dijo que la crisis en las normales surgió, entre otras causas, cuando la carrera se elevó a nivel de licenciatura, lo que implica que en las normales, quienes imparten la formación tengan cuando menos el nivel de maestría.

Lamentan falta de evaluación en Oaxaca

La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) lamentó que los conflictos magisteriales en Oaxaca hayan orillado al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) a suspender el Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (Planea) en esa entidad.

En un comunicado, la UNPF advirtió que esos problemas no han permitido la aplicación de la Reforma Educativa en ese estado y afectan a miles de alumnos.

Destacó que los estudiantes de nivel básico en Oaxaca no podrán ser evaluados y por ello no se conocerá el avance que tienen, además de que no se podrán medir las competencias que han adquirido ni el desarrollo que tengan durante su etapa escolar básica.

En un estado donde se presenta un índice de analfabetismo mayor a 16 por ciento y en promedio se pierden más de 70 días de clases en cada ciclo escolar, debe ser prioridad garantizar la aplicación de la Reforma Educativa para comenzar a disminuir el rezago educativo que caracteriza a Oaxaca, consideró.

La UNPF abundó que los niños y jóvenes oaxaqueños tienen derecho a recibir educación de calidad y mantenerse lejos de los conflictos políticos en los que participa el magisterio y que afectan su desarrollo y aprendizaje.

Fuente: Excélsior

Leave a Reply