audreyhepburn_willoughby_5

Por: Redacción / San Luis Potosí, México (04 de mayo de 2015).- Ícono de la elegancia y el encanto en los años 50 y 60, no podemos dejar de hablar el día de hoy de esta actriz belga que se consagró como artista en Desayuno de Diamantes. Este lunes 4 de mayo habría cumplido 86 años, de no haber sido por el cáncer que le quitó la vida en 1993.

Nació en Ixelles (Bélgica) y aportó un encanto nuevo al cine, rompiendo con los moldes ya establecidos. Cómo quitarle los ojos de encima a sus ojos inmensos que junto con sus largas piernas le permitieron erigirse en el ícono de la elegancia y la esbeltez. Además tenía sangre noble, pues su madre Ella van Heenestra era baronesa, y su padre Víctor Henry Ruston era un financiero irlandés.

Tras el divorcio de sus padres en 1938 se trasladó a Londres, donde estudió danza y arte dramático en la Marie Ramabert School. Antes de triunfar en Hollywood, Audrey rodó seis películas en Inglaterra. Pero no fue hasta 1952 cuando William Wyler le ofreció protagonizar la comedia Vacaciones en Roma, que la convirtió en una verdadera estrella.

En 1954 se casó con Mel Ferrer, con quien procreó a su hijo Sean. La pareja se divorció en 1968 y un año después, la actriz se casó con el doctor Andrea Dotti; duraron hasta 1976 y de este matrimonio nació Luca Andrea. Durante sus últimos años estuvo acompañada por Robert Wolders.

Estuvo nominada al Oscar como mejor actriz en cinco ocasiones. Ganó con Vacaciones en Roma, pero fue en Desayuno con diamantes donde se le reconoció como una de las mejores estrellas del cine de Hollywood. La cinda es adaptación de la famosa novela de Truman Capote, pero dejando de lado sus aspectos más ambiguos y transformándose en una comedia de lo que hasta entonces se había hecho en cine: un cuento agridulce y romántico de una joven chica perdida en Nueva York, que intenta encontrar su lugar en el mundo.

La película Sola en la oscuridad que rodó en 1967 marcó su gran retirada de la pantalla, a la que sólo regresaría en 1976 para filmar Robin y Marian junto a Sean Connery.

En 1988 fue nombrada embajadora de UNICEF, dedicándose por completo a su labor humanitaria hasta su muerte, ocurrida en 1993 después de una larga y penosa enfermedad. Meses antes de acaecer, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood le concedió un Oscar humanitario.

Gran actriz, sin duda digna de ser recordada por sus elegantes vestidos, diseñados por Givenchy. Audrey Hepburn es un ícono de estilo que perdurará más allá de la pantalla.

archive 231007 Sabrina-Givenchy-4

Leave a Reply