Por Victoriano Martínez

La de San Miguelito no es la única Sierra que se encuentra en riesgo por la omisión de las autoridades locales y federales, por mucho que se auto proclamen ecologistas. También está la Sierra de Álvarez, a pesar de que hoy se cumplen 40 años de que se publicó el decreto que la declara “zona de protección Forestal y refugio de la fauna silvestre”.

“Por causa de interés público se establece zona de protección Forestal y refugio de la fauna silvestre, la región conocida como “Sierra de Álvarez”, localizada en los municipios de Armadillo de los Infante y Zaragoza en el Estado de San Luis Potosí, dentro de una superficie aproximada de 16,900 hectáreas”.

Así dice el artículo primero del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de abril de 1981, cuya vigencia inició al día siguiente de su publicación, hoy hace 40 años.

En el artículo sexto del decreto, se ordenó a las entonces secretarías de Agricultura y Recursos Hidráulicos y de la Reforma Agraria, establecer “las medidas que en su caso deberán observar los ejidos y comunidades que se localicen dentro de la zona de protección forestal y refugio de la fauna silvestre, en la preservación y enriquecimiento de suelos, bosques y aguas”.

No obstante, a 40 años y tras 26 años de gobiernos priístas, 12 de gobiernos panistas y dos de un gobierno morenista en el ámbito federal, en tanto 34 de gobiernos estatales priístas y 6 años de uno panista, la Sierra de Álvarez no cuenta con un plan de manejo.

Hace dos años, la agrupación Cambio de Ruta conmemoró los 38 años de la declaratoria que equivale a las actuales de Área Natural Protegida para la Sierra de Álvarez con el cierre de una colecta de firmas para pedir al gobernador Juan Manuel Carreras López promover con urgencia el plan de manejo de la Sierra de Álvarez.

Aunque la meta que se habían propuesto era la recolección de 10 mil firmas, el 12 de abril la agrupación entregó en total 14 mil 54, sin que –a dos años– Carreras López haya movido un solo dedo para atender a la petición.

Hace dos años, tras la movilización por los 38 años de ausencia de plan de manejo para la Sierra de Álvarez, tanto Carreras López como su secretaria de Ecología y Gestión Ambiental, hicieron algunos pronunciamientos públicos en torno al tema, pero ninguna acción para la elaboración del plan de cuya inexistencia persiste.

Hoy nuevamente la organización Cambio de Ruta insiste en la urgencia del plan de manejo para la Sierra de Álvarez con una conmemoración para hacer visible el problema (ver imagen al final d eeste texto).

El abandono a la Sierra de Álvarez por parte del gobierno de Carreras López –en lo que el gobierno federal no se queda atrás– contrasta con los pronunciamientos y presuntas gestiones del gobernador para que se declare a la Sierra de San Miguelito como Área Natural Protegida. Pura hipocresía: están por iniciar la construcción de la Vía Alterna que afectará flora y fauna.

El abandono en la Sierra de Álvarez, que representa uno de los varios frentes por los que el futuro de la ciudad está en riesgo, resulta un lamentable ejemplo de lo poco que se puede esperar de la protección a la Sierra de San Miguelito cuya declaratoria está en proceso y, a pesar de ello, el Ayuntamiento abrió la posibilidad a urbanizaciones y el gobierno estatal inició la Vía Alterna.

Cuarenta años sin plan de manejo en la Sierra de Álvarez muestran que la declaratoria de ANP para la Sierra de San Miguelito, que tan difícil ha resultado que se logre a cabalidad, es apenas un primer paso que requerirá de acciones permanentes para que resulte en algo efectivo.

Los depredadores inmobiliarios, todo indica, poco tienen de qué preocuparse… y la ciudad pierde.