Por Victoriano Martínez

La pandemia Covid-19 y el aislamiento social por ella provocado no han limitado que otro virus, el de la depredación ecológica en contra de la ciudad, siga su inercia de presiones para abrir la posibilidad de devorar la Sierra de San Miguelito, a pesar de que su protección es una cuestión de supervivencia.

Este fin de semana, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) emitió un comunicado en el que informa de la presentación, a través de videoconferencia con autoridades estatales y federales, de los polígonos propuestos y del inicio de acercamientos para la sensibilización de los 35 núcleos agrarios para avanzar en la declaración de Área Natural Protegida.

El comunicado es acompañado de una imagen sin mayor explicación, por lo que abre más dudas sobre la zona que efectivamente se protegerá. En el texto, se atribuye al gobernador Juan Manuel Carreras López la afirmación de que la presentación superó todas las expectativas, sobre todo en lo relativo a la superficie propuesta para el Área Natural Protegida.

“Será posible que convivan tanto el proyecto del Área Natural Protegida como el proyecto de movilidad a través de la construcción de la Vía alterna y el desarrollo industrial de estado, que derivará en beneficios en todos los ámbitos para los potosinos”, habría dicho el gobernador.

En los polígonos que se aprecian en la imagen que acompaña al comunicado no es notorio que se haya excluido el trayecto de la vía alterna a la carretera 57, además que el pasado mes de enero la propia CONANP admitió una impugnación a la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental para esa obra que no ha sido resuelta.

Desde la semana pasada, defensores de la Sierra de San Miguelito y simpatizantes en general promueven el envío de una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador porque detectaron maniobras de los desarrolladores inmobiliarios para poder urbanizar la sierra.

La emisión, el 30 de abril, de un plan de manejo para las 12 mil 613 hectáreas dispersas en siete pedazos que se decretaron como Área Natural Protegida en septiembre de 2018 fuera las tierras ambicionadas por los depredadores inmobiliarios fue una de las señales de las presiones previas a la presentación que ahora se hace del presunto polígono a proteger.

“Estando desmovilizada la oposición social por la contingencia debida al virus COVID-19, y contando con apoyo de los recursos del erario público estatal y las fortunas empresariales, pueden maniobrar a su antojo desde sus palacios y con sus equipos sofisticados de comunicación”, advierten a López Obrador los defensores de la Sierra de San Miguelito.

El escrito que se entregará a López Obrador será el quinto desde el 24 de mayo del año pasado. El escrito anterior lo entregaron la tarde el 5 de marzo, cuando el presidente inició su más reciente visita a la entidad.

Al día siguiente, en la Mañanera transmitida desde aquí, López Obrador dijo que se protegerían más de 100 mil hectáreas de la Sierra de San Miguelito y la rueda de prensa concluyó con la pregunta de un reportero de Global Media que le insistió en tres ocasiones si apoyaría la vía alterna. “Se pusieron de acuerdo”, le dijo al reportero mientras señalaba a Carreras López.

Paradójicamente, la vocación depredadora de los desarrolladores inmobiliarios ha aprovechado la inmovilización social provocada por el coronavirus Covid-19 para hacer justamente lo contrario a lo que la pandemia ha dejado ver a los investigadores de la salud y la biodiversidad en el sentido de que “destruir la naturaleza desata nuevas enfermedades infecciosas”.

“Es la destrucción humana de la biodiversidad la que crea las condiciones para que los nuevos virus y las enfermedades emerjan. La deforestación, la abertura de nuevas carreteras, la minería y la caza son actividades que están implicadas en el desencadenamiento de diferentes epidemias”, afirmó a Página 12, el doctor en biología y especialista en cambio climático Alex Richter-Boix, de España.

El pasado 10 de abril, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, advirtió del mismo efecto por “la invasión de los ecosistemas por parte de los seres humanos, en la medida que se expanden las zonas urbanas y se hacen urbanizaciones en el territorio natural, el territorio silvestre y se degrada el ambiente”.

Si hay un consenso en el mundo en el sentido de que el Covid-19 ha resultado un llamado de atención para respetar a la naturaleza como medida de supervivencia, Carreras López al celebrar que se superaron sus expectativas, y las presiones de los desarrolladores inmobiliarios que no cesan, demuestran claramente de qué lado están.


Estos son el comunicado y la imagen dados a conocer por la CONANP:

Gestión para la declaratoria de Área Natural Protegida la Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí

La gestión coordinada del Gobierno del Estado de San Luis Potosí a través de la SEGAM, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Procuraduría Agraria.

Los estudios técnico-científicos los realiza la UNAM-ENES Morelia, con la participación que corresponde a la UASLP y del IPICYT del CONACYT.

Recordemos que en mayo de 2019 en la gira de trabajo a San Luis Potosí del C. Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, se le solicitó el establecimiento del ANP Federal para la Sierra de San Miguelito, por lo que en junio y julio se realizaron diversas gestiones entre el Gobernador Lic. Juan Manuel Carreras y el Dr. Victor Manuel Toledo Manzur, Titular de SEMARNAT, lo que propició que para agosto del mismo año se firmara el Acuerdo de Coordinación entre la SEMARNAT-CONANP y el Gobierno del Estado de San Luis Potosí, a través de la SEGAM; asimismo en octubre del 2019 se firmó el Convenio de Colaboración entre SEGAM y la UNAM-campus Morelia, para la elaboración del estudio previo justificativo para el establecimiento del ANP de carácter federal para la Sierra de San Miguelito, ubicada en los municipios de Mexquitic de Carmona, Villa de Arriaga y Villa de Reyes, San Luis Potosí

Por lo anterior, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Procuraduría Agraria (PA), Gobierno del estado de San Luis Potosí, a través de su Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental (SEGAM), con el soporte técnico-científico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) campus Morelia, trabajan coordinadamente en la elaboración del estudio previo justificativo para la declaratoria de ANP. Con la presencia de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y las aportaciones de estudios científicos, artículos de investigación y tesis del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, A.C.

En la presentación realizada, a través de una videoconferencia,  por la Unidad de Planeación y Manejo del Territorio de la ENES de la UNAM, se confirmó que la declaratoria de la Sierra de San Miguelito como ANP busca la conservación de la biodiversidad y la permanencia de los servicios ambientales en beneficio de las comunidades aledañas y los ciudadanos, como son la captación y abastecimiento de agua para casi un millón de habitantes, así como la preservación del patrimonio cultural y paisajístico del estado de San Luis Potosí.

Los ecosistemas que se conservarán en la Sierra de San Miguelito comprende los bosques de pino encino, matorral xerófilo y pastizales, siendo estos el hábitat de más de 50 especies de flora y fauna en riesgo y más de 20 especies endémicas conforme a la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, tales como el asiento de suegra (Echinocactus platyacanthus), el laurel de la sierra (Litsea glaucescens), la salamandra tigre de meseta (Ambystoma velasci), la víbora de cascabel del Altiplano (Crotalus scutulatus), el águila real (Aquila chrysaetos), entre otras.

El Gobernador del Estado, Dr. Juan Manuel Carreras López, agradeció el profesionalismo de ambas instituciones y refiere que los trabajos sin lugar a dudas superan todas las expectativas, sobre todo en lo relativo a la superficie propuesta para el Área Natural Protegida, ya que con ello será posible que convivan tanto el proyecto del Área Natural Protegida como el proyecto de movilidad a través de la construcción de la Vía alterna y el desarrollo industrial de estado, que derivará en beneficios en todos los ámbitos para los potosinos.

Por su parte el Secretario de SEMARNAT, Víctor Manuel Toledo Manzur, señaló que este esquema de comunicación horizontal y participación social para la construcción de consensos con los propietarios de las tierras es la prioridad para la Secretaría de Medio Ambiente. En este sentido reiteró todo el apoyo institucional al proyecto de ANP Sierra de San Miguelito y al Gobierno del estado.

El titular de la Procuraduría Agraria, Dr. Luis Hernández Palacios mencionó que en breve iniciarán los acercamientos para la sensibilización de los 35 núcleos agrarios que abarcan la superficie propuesta para la creación de esta nueva ANP Federal, ya que el diálogo directo y transparente son las mejores herramientas para trabajar con este sector de la población.

El Dr. Enrique Graue, rector de la UNAM, manifestó que los trabajos de investigación realizados a través de la Escuela Nacional de Estudios Superiores Unidad Morelia, le dejaron una gran satisfacción y manifiestó que en próximas fechas de dará inicio al trabajo social mediante las visitas y recorridos de campo.

Finalmente, el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Roberto Aviña Carlín, apoyó la declaración del Secretario Víctor Manuel Toledo Manzur, y agradeció la colaboración y compromiso de la Secretaria de Ecología y Gestión Ambiental de San Luis Potosí, Yvett Salazar Torres, asimismo reiteró el apoyo de la Comisión para lograr la declaratoria de la Sierra de San Miguelito como ANP de carácter Federal.

Por lo anterior, y gracias a la coordinación entre el Gobierno Federal, el Gobierno del Estado de San Luis Potosí, y la UNAM, el decreto de esta nueva ANP, representa una ventana de oportunidad para la participación de diferentes sectores de la sociedad, coadyuvando al fortalecimiento comunitario, capacitación, organización y desarrollo de actividades productivas y de conservación para un manejo sustentable del patrimonio natural y uso responsable de los recursos naturales del estado.