Astrolabio

giphy-2

 

Ciudad de México (03 de febrero de 2016).- El día de pago llegó, pero tú simplemente no pareces emocionarte como todos los mortales de todo el mundo.

Si esto te pasa, sólo puede existir una razón y es que has entrado en un círculo vicioso en el cual trabajas para pagar deudas, y pides más préstamos para sobrevivir la siguiente quincena, porque esta tampoco te alcanzará.

Si ya intentaste reducir al máximo tus gastos innecesarios, pero ni así la libras, sería interesante que pusieras atención en tus hábitos, estamos seguros que ahí puedes encontrar varios porqués a tu situación.

Piggo, la plataforma de inversión y ahorro, ha detectado algunos que pueden ser la causa de que el dinero se te vaya de las manos, chécalos y modifica alguna de estas conductas.

  • El caos: Si nunca sabes en qué se te va el dinero, es momento de ponerte estricto y comenzar por un buen presupuesto que te indique tus prioridades, y también para que sepas cuáles son tus gastos y por fin sepas por qué el dinero se te va como agua.

 

  • Sin límites: A veces quisiéramos  no tenerlos, pero hablando  de dinero, éste es limitado y es  necesario que los pongas. Los  límites te ayudan a establecer  puntos de advertencia que te pueden  ahorrar problemas financieros,  ya que a veces tus gastos te llevan a  pellizcar un poco de tu ahorro o los  financias con la tarjeta de crédito.  A la larga esta situación es  insostenible, hace que  la quincena parezca  más lejana en días y  más corta en dinero.

 

  • Los meses sin intereses:  Son excelentes  aliados cuando quieres  algo pero no tienes liquidez o es más  fácil pagarlo en plazos, sin embargo,  se pueden convertir en un arma de  doble filo cuando se empiezan a acumular. Lo  único que hace este montón de pendientes  financieros es disminuir aún más tu pequeño  ingreso. ¡No permitas que te pase! Y la próxima  vez que vayas de compras deja la tarjeta  en casa.

 

  • El aburrimiento: No sólo te saca de balance,  también acaba costando muy  caro, y es que se convierte en un  disparador de ciertas conductas  nada buenas para tu cartera. Por  ejemplo: Imagina un día que no  tienes nada que hacer, te vas de  compras nada más porque sí y  al final sigues igual de aburrido  pero ahora sin dinero. Evita estas  situaciones y busca actividades  que no te dejen en bancarrota.

 

  • La pereza: Aunque  no lo creas representa  una fuga para tu  dinero, la flojera de no  caminar unas cuantas  cuadras para llegar a tu  trabajo, de no cocinar,  de no cuidar tu salud, todo ello  sólo puede acarrear el ya tradicional ” si yo hubiera”, pero aún estás a tiempo,  termina con este círculo vicioso.

 

 

 

 

Fuente: Dinero en Imagen.

Leave a Reply

A+