Antonio González Vázquez

En el cuadragésimo sexto mes del sexenio los homicidios dominan la escena. La presencia criminal con sus actos contrasta con la reprochable incapacidad de las autoridades. Ni los ayuntamientos ni el mando estatal policíaco han recuperado la seguridad de unos ciudadanos que llevan años viviendo en un ambiente de miedo y zozobra. Crímenes de odio, femenicidios y ejecuciones conforman la crónicas de ejecutados del mes más reciente. 

Por la mañana del 26 de junio, en uno de los canalones laterales del Río Santiago, en el tramo correspondiente a Soledad de Graciano Sánchez, empleados de la Seduvop realizaban labores de limpieza y, de pronto, se encontraron con restos óseos humanos. Los huesos correspondían a un brazo y una pierna. La policía acudió al sitio y personal de la Fiscalía General aseguró los restos para ser trasladados al laboratorio del Servicio Médico Legal.

Estaban por dar las 11 de la noche del 26 de junio cuando en la penumbra de la calle Concepción Urquiza fue acribillado un hombre de 34 años de edad. Vecinos de esa calle de la colonia Los Reyitos, en la capital del estado, escucharon detonaciones de arma de fuego y a media calle vieron el cuerpo sangrante de un hombre con heridas en el pecho. Avisaron a la policía y también a la Cruz Roja, pero cuando llegaron ya no había nada que hacer más que recoger el cadáver.

Dos hombres desayunaban en su domicilio de la comunidad Puerto de Martínez, en el municipio de Ciudad Fernández. Era la mañana del 26 de junio y fueron sorprendidos por hombres armados que, tras ingresar a la casa, los acribillaron. Una de las víctimas fue reconocida como José Raya, ex director de Seguridad Pública de esa localidad de la zona Media.

En un predio de la comunidad de La Concha, de Soledad de Graciano Sánchez, fue localizado el cuerpo de un hombre que fue ejecutado mediante disparo de arma de fuego en la cabeza. La víctima tenía unos 25 años de edad y no fue posible identificarlo. Los hechos, por la mañana del 28 de junio.

Una fiesta que se extendió por toda la noche y hasta las seis de la mañana del 29 de junio fue intempestivamente interrumpida por hombres armados, dejando un saldo de dos muertos. En un salón de fiestas de la colonia Cerro de la Campana, en la comunidad de Tierra Blanca, en la capital del estado, todo transcurría en orden hasta que un par de sujetos armados se aproximaron al DJ que amenizaba una rave con música electrónica y le dispararon hasta en cuatro ocasiones. La víctima, de origen israelí, quedó tendida en el piso al igual que otro hombre.

Por la mañana del 29 de junio, en un lote baldío próximo al eje 128 de la Zona Industrial del Potosí, en la capital, fue localizado el cuerpo de un hombre asesinado. La policía reportó que el cadáver no fue identificado y que presentaba disparo de arma de fuego en la cabeza.

Un hombre de 65 años de edad fue asesinado afuera de su casa en la colonia Las Julias de la capital del estado. La víctima había salido a tomar aire, se sentó a las puertas de su vivienda en Andador de la Garza y Flamingos. Era la noche del 30 de junio y, a decir de la policía que obtuvo datos de algunos testigos, un sujeto llegó al sitio a bordo de una bicicleta de la que descendió, se dirigió al hombre que estaba sentado, lo agredió en la cabeza varias ocasiones con una piedra y lo dejó tendido en el piso para luego huir.

Veinte minutos después de la una de la tarde del 4 de julio, en la colonia Cactus, en la zona metropolitana de la capital, un intento de asalto llegó al extremo del homicidio. Un presunto delincuente intentó atracar a un empleado repartidor de botanas en la calle Desierto de Mayrán; se resistió y recibió tres disparos. Al lugar de los hechos acudieron elementos de la Fuerza Metropolitana, el agresor y un cómplice habían huido y la víctima murió cuando era ingresado a un hospital.

Oculto entre la maleza de un predio del ejido La Fortaleza, en el municipio de Tamuín, por la noche del 6 de julio fue descubierto el cuerpo de un hombre. Al recuperar los restos, personal de la Fiscalía General del Estado confirmó que la víctima presentaba disparo de arma de fuego en la cabeza. El cadáver correspondía a Francisco N., de 36 años de edad, que familiares habían denunciado como desaparecido desde el 1 del mismo mes.

Casi a la medianoche del 8 de julio, en la calle Prolongación Moctezuma, de la Tercera Chica, de la capital del estado, hombres armados atacaron las instalaciones de la vulcanizadora “Los Primos”; el saldo, un muerto y un herido. La policía reportó que dos sujetos a bordo de una motocicleta fueron los autores del crimen.

Un hombre que viajaba en su motocicleta en una carretera local del municipio de Tamuín fue ejecutado con dos disparos de arma de fuego en la cabeza. Por la tarde del 9 de julio, sujetos armados lo cercaron y lo abatieron. La víctima no fue identificada al momento en que la policía tuvo conocimiento del hecho.

Al aproximarse la medianoche del 9 de junio, al fondo de un barranco adyacente a la carretera San Luis-Rioverde, a la altura del municipio de Villa de Zaragoza, fue localizado el cuerpo mutilado de un hombre. Al día siguiente, la Fiscalía General del Estado informó que los restos correspondían a Armando García, un elemento de la Policía Estatal que se encontraba desaparecido.

En el ejido Estación 500 del municipio de Ciudad Valles, unos ejidatarios descubrieron en un predio los restos de un hombre. Por la mañana del 12 de julio, autoridades de ese ejido reportaron a la policía el hecho. En el lugar, el cuerpo estaba boca arriba y presentaba múltiple quemaduras, lo que hizo suponer que, una vez que le quitaron la vida, sus agresores intentaron fallidamente reducirlo a cenizas.

A la vera de un camino de la comunidad de Cerro Prieto, municipio de Mexquitic de Carmona, fue ubicado el cuerpo de un hombre que viajaba en una motocicleta y fue eliminado con disparo de arma de fuego. Por la mañana del 17 de julio, la policía recibió reporte telefónico y ya en el sitio, las autoridades ministeriales dieron fe del cuerpo de un hombre de unos 60 años de edad.

En un predio del ejido Palomas, del municipio de Ciudad del Maíz, fue localizado el cuerpo de un hombre que fue abatido a tiros y cuyos restos presentaban ya signos de descomposición. La policía localizó en el lugar seis casquillos de los proyectiles que cegaron la vida de una víctima que no fue identificada en el lugar de los hechos. El hallazgo del cadáver, la madrugada del 18 de julio.

En un solar de la colonia Julián Carrillo, en la capital del estado, fue ubicado el cuerpo de un hombre que había sido asesinado. Como a las seis de la mañana del 18 de julio, vecinos de calle Pino Suárez llamaron a la policía porque durante la madrugada escucharon detonaciones de arma de fuego. Elementos de las Fuerzas Municipales llegaron al lugar de los hechos y encontraron el cadáver boca abajo, entre las yerbas del lugar. La víctima no identificada presentaba seis heridas por proyectil de arma de fuego.

Un cuerpo fue localizado en el interior de un taxi abandonado en un solitario camino del ejido El Chicol 17, ubicado entre los municipios de Ébano y Pánuco, Veracruz. La madrugada del 19 de julio, unos lugareños encontraron el automóvil y de inmediato dieron aviso a la policía. En el lugar de los hechos, encontraron el cuerpo de un hombre con disparo de arma de fuego en la cabeza. La unidad tenía como base sede el Sitio Único de Ébano.

Por la mañana del 19 julio, en un terreno del fraccionamiento San Luis Industrial, en la capital del estado, fue ubicado el cadáver de un hombre. La policía confirmo en el lugar de los hechos de que se trató de un travesti que había sido degollado, pero que también presentaba heridas de navaja en el cuerpo. La víctima, de unos 20 años de edad, portaba peluca, blusa, jeans de mezclilla y zapatos bajos sin tacón. Al momento de que el cuerpo fue trasladado al forense, no había sido identificado.

En la esquina de las calles Altamirano y República de Argentina, del municipio de Matehuala, fue ejecutado un hombre. La víctima, un hombre de unos 50 años de edad que iba a bordo de su vehículo cuando se le emparejó una motocicleta, desde donde un par de sujetos armados le dispararon. Los hechos, en la colonia Cumbres, poco después de las 8 de la noche del 22 de julio.

En medio de un camino del ejido Estación 500, en el municipio de Ciudad Valles, había tres cadáveres: dos mujeres de entre 20 y 25 años de edad y un hombre, también joven. Unos ejidatarios que pasaban por el rumbo vieron los cuerpos en ese camino rodeado de yerbas y dieron aviso a la policía, eran casi las 10 de la mañana del 25 de julio. La policía reportó que junto a los cadáveres había una cartulina con un mensaje presuntamente relacionado con la delincuencia organizada.