contrayentes-acompanados-presidente-municipal_MILIMA20150816_0023_11

Tepic, Nayarit (18 de agosto de 2015).- El presidente municipal del municipio de San Blas, en Nayarit, Hilario Ramírez Villanueva, mejor conocido como Layín, apadrinó la primera boda religiosa entre personas del mismo sexo que se realiza en el estado.

Polémico como es su costumbre, dijo que decidió regalarles a Omar y Miguel “el taquito, el traguito y el ruidito”, además de una fiesta para 300 invitados, con una ceremonia religiosa a cargo de una congregación de católicos ortodoxos, con un costo aproximado de 120 mil pesos.

“Una amiga nos presentó a los muchachos que querían que el amigo Layín fuera el padrino. Para mí fue con mucho gusto ser padrino de esta primera ceremonia gay. En cualquier religión que se hable del eterno divino no debe haber ningún problema, es el mismo dios para todos”.

Con su clásica camisa azul a cuadros y su sombrero, Ramírez Villanueva partió plaza en el salón de fiestas, y fue ovacionado por apoyar a los novios, que consumaron el fin de semana un sueño de ocho meses y una batalla legal de más de 90 días contra los tribunales locales para casarse en su entidad.

En entrevista para Milenio, Omar comentó: “Fue dura la lucha para que se nos reconociera y poder casarnos; tuvimos que meter un amparo y demandar a una dependencia de gobierno porque nos negó el matrimonio en primera instancia; posteriormente se dio el fallo a favor y pudimos unirnos”.

Miguel García, de 28 años, y Omar Cordero, de 27, se casaron en el registro civil de Tepic, donde les entregaron su acta de matrimonio: “Hubo un primero y un segundo pretendiente; no se manejó hombre o mujer. Tampoco nos declararon marido y mujer; simplemente, que estábamos casados y que se podía besar al novio”, contó Omar.

Layín, quien aseguró en su campaña que “robó pero poquito”, y que fue criticado por levantar la falda a una adolescente en el escenario mientras que bailaba con él, dijo que es un ciudadano de calle y que apoyará a todos sin importar sus preferencias sexuales, así como a todos los que se digan ser sus amigos.

En tanto, el sacerdote José Carmona, obispo de la agrupación Curas Sanadores, dijo que su iglesia está constituida y reglamentada por la Secretaría de Gobernación y que no es una boda pirata, sino una bendición de pareja.

Fuente: Milenio.

Leave a Reply