23

España, (19 de abril de 2015).- 400 goles como 400 golpes, todos ellos en la boca del estómago. En algunos casos, para hincharlo. En otros, para estampar una patada emocional. La vida es como la celebración de un tanto. Y en ese sentido, la de Leo Messi es plenísima. Con la diana de ayer frente al Valencia, una de las menos bellas y más ortodoxas que ha anotado con la camiseta del Barcelona, ha alcanzado esa cifra en 471 partidos como azulgrana.

Sus datos son asombrosos, como su calidad. Han sido 278 en la Liga en 309 encuentros, 32 en la Copa del Rey (49 envites), 75 en la Liga de Campeones en 95 apariciones, 10 en las 11 ocasiones que ha jugado en la Supercopa de España, uno en las tres finales de la Supercopa de Europa que ha disputado y cuatro, en cuatro intervenciones en el Mundial de Clubes. De ellos, 317 han sido con la pierna izquierda, la talismán, 64 con la derecha, 17 de cabeza y uno, con el pecho.

Esta temporada ya acumula 46, 35 de ellos en la Liga, donde ha guardado en el zurrón 26 asistencias. Es decir, ha participado en 72 de los 141 que acumula este curso el Barcelona. Unas cifras para quedarse con la boca abierta, como cuando se contempla el clásico cinematográfico de François Truffaut.

“¡Ojalá pueda marcar muchos más!”, escribió el astro en las redes sociales, pulgar en alto y modestia en ristre: “Lo más importante es que conseguimos tres puntos en un partido muy difícil”. Messi, que nada más anotó el gol que significó el epílogo ante el Valencia se cayó tras la portería, festejó la diana con sus compañeros. Con la alegría en el rostro y el brazalete en el brazo.

Fuente: El Mundo